5 maneras de reducir el uso de petróleo y gas con transporte limpio

Caminar y andar en bicicleta son la manera de bajo costo para alejarse de la dependencia del petróleo.
transporte limpio bicicleta
Andar en bicicleta produce innumerables beneficios para el clima, la economía y la salud humana. Foto: Viktor Keri/Unsplash

La Agencia Internacional de la Energía presentó un plan de 10 puntos sobre cómo los gobiernos pueden reducir la dependencia del petróleo en el transporte, que incluye incentivar el uso del transporte público y mejorar la experiencia del transporte limpio (caminar y andar en bicicleta).

Según el TUMI Transport Outlook, la capacidad del transporte público debe duplicarse y el 50 % de los viajes deben realizarse caminando o en bicicleta para 2030 para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados C.

El informe de mitigación del IPCC de 2022 encontró que las ciudades pueden reducir su consumo de combustible a una cuarta parte con infraestructura libre de automóviles, como carriles peatonales y carriles para bicicletas.

Y otra investigación muestra que invertir en transporte público e infraestructura para caminar y andar en bicicleta beneficia el clima, la economía y la salud de las personas.

Suscríbete a

Sin embargo, a pesar de los beneficios muy claros del transporte público y del transporte limpio, como caminar y andar en bicicleta, siguen estando muy mal financiados en comparación con la infraestructura para automóviles.

Aquí hay cinco formas de impulsar el transporte público y la movilidad activa para reducir la dependencia del petróleo y crear un futuro más sostenible que compartió el Foro Económico Mundial:

1) Mantener tasas de crecimiento de la motorización

El mundo se encamina a pasar de 1.300 millones de automóviles en la actualidad a 2.200 millones en 2050. Incluso con el creciente número de vehículos eléctricos, reducir la tasa de motorización es una de las principales formas de reducir el uso de petróleo relacionado con el transporte y las emisiones de carbono.

También es el más difícil de abordar, ya que necesitan lograr cambios de comportamiento individuales y una ruptura con la histórica dependencia de los motores de combustión y la priorización por parte de individuos, empresas y gobiernos.

Para romper con los patrones del pasado es necesario lograr un cambio en el comportamiento, brindando a los usuarios alternativas viables. Para ellos, se requiere que los operadores mejoren la calidad del transporte masivo, ofrezcan un servicio asequible, seguro y cómodo. Asimismo, construir una infraestructura segura, inclusiva y efectiva para caminar y andar en bicicleta.

Por ejemplo, a partir de la década de 1970, Curitiba, Brasil, implementó una serie de estrategias de uso de la tierra y transporte. Como resultado, más del 70 % de todos los viajes en la ciudad son en transporte público, caminando o en bicicleta.

2) Fomentar la innovación para mejorar la calidad del transporte masivo

El transporte masivo tiene el potencial de reducir significativamente el uso de petróleo y las emisiones del sector del transporte. Sin embargo, es probable que las personas dejen sus automóviles cuando se preste un servicio asequible, de alta calidad y confiable.

Las tarifas altas y el servicio poco frecuente o incómodo pueden empujar a muchos pasajeros hacia los automóviles y dejar a otros luchando por acceder al transporte.

Sin embargo, el transporte público ha sido víctima de la desinversión y las políticas de falta de apoyo durante años. Proporcionar más espacio en las ciudades para el transporte público, aumentar las finanzas e invertir en infraestructura nueva, más limpia y más cómoda, para atraer a nuevos pasajeros y recuperar los antiguos.

transporte limpio
Reducir el uso de vehículos es uno de los mayores desafíos, ya que requiere cambios de comportamiento en toda la sociedad. Foto: WEF

La electrificación del sector promete reducciones aún mayores en la contaminación y ahorros potenciales de costos a través de menores gastos de combustible.

En Guatemala, por ejemplo, la municipalidad de Santa Catarina Pinula compró cinco buses con paneles solares para uso en la cabecera municipal. Además, se licita el arrendamiento (con opción a compra) de una flota con 24 buses eléctricos, las ofertas se esperan recibir en octubre próximo.

3) Financiar creativamente los sistemas de transporte público

La experiencia demuestra que los sistemas de transporte público extensivos rara vez se pueden pagar solo con tarifas de boletos. Los sistemas necesitan una financiación más sólida y sostenible del sector público y de inversiones de capital, financiación que ayude no solo a sobrevivir, sino a prosperar.

La diversificación de las fuentes de financiación puede proporcionar ingresos más estables que sean resistentes frente a las crisis.

En Viena, Austria, las tarifas de los usuarios cubren solo alrededor del 55 % de los costos operativos, mientras que los pagos indirectos del gobierno nacional, un impuesto de transporte público para los grandes empleadores y las tarifas del estacionamiento en la calle y los estacionamientos estatales cubren el resto.

4) Construir infraestructura segura para caminar y andar en bicicleta

El transporte masivo es clave para hacer que las ciudades funcionen, pero caminar y andar en bicicleta son los modos de transporte más ecológicos. También son las inversiones más fáciles y menos costosas en el sector del transporte.

Si bien el sector de la movilidad activa tiene un tremendo potencial sin explotar, en la mayoría de los lugares, la movilidad activa no es el principal medio de transporte. Parte de la razón es que los peatones y ciclistas enfrentan los mayores riesgos de daño físico en la carretera.

Caminar y andar en bicicleta son la manera de bajo costo para alejarse de la dependencia del petróleo. La creación de una infraestructura segura, como ciclovías permanentes y bien diseñadas, puede proteger a los usuarios y atraer a otros nuevos.

La infraestructura para bicicletas y peatones también debe conectar ubicaciones clave y estaciones de tránsito, especialmente en áreas de bajos ingresos.

Muchas ciudades pueden aprovechar el progreso realizado durante la pandemia de covid-19. Cientos de ciudades han peatonalizado sus calles, reducido límites de velocidad para los vehículos y agregado carriles para bicicletas emergentes.

5) Priorizar caminar y andar en bicicleta en los presupuestos de infraestructura de transporte

Caminar y andar en bicicleta a menudo se pasan por alto en la financiación de infraestructura. Los presupuestos priorizan los proyectos centrados en el automóvil, mientras que caminar y andar en bicicleta permanecen al margen.

Los gobiernos y bancos multilaterales deben darse cuenta de la importancia de financiar la infraestructura para lograr el nivel requerido de seguridad para los peatones.

Por ejemplo, en Perú, el gobierno aprobó un decreto de emergencia para aprobar US$5,5 milios para la construcción de carriles para bicicletas emergentes.

La financiación condujo a cambios críticos en la carretera en lugares donde los carriles para bicicletas y la cultura ciclista simplemente no existían antes de la inversión.

Versión original del artículo: 5 Ways to Cut Oil and Gas Use Through Clean Transportation

No está de más leer:

¿Por qué la ubicación de una vivienda se relaciona con las «ciudades de los 15 minutos»?

El vecindario Wynwood de Miami combina arte y desarrollo inmobiliario

Las ciudades más congestionadas del mundo según el ‘TomTom Traffic Index 2021’

Temas relacionados