Alquilar: 7 errores más habituales que cometemos como principiantes

El primer paso es visitar la vivienda y, a partir de ahí, negociar las condiciones con el propietario o la agencia inmobiliaria.

Cada vez son más las personas que optan por alquilar. Sin embargo, la mayoría tiene serias dudas acerca de las condiciones del contrato: La fianza, la responsabilidad en el pago de posibles desperfectos, los pasos a seguir a la hora de firmar un contrato de alquiler, cómo funcionan los pagos por adelantado…

A continuación, te revelamos cuáles son los errores más comunes a la hora de alquilar un piso, según FotoCasa. ¡Evítalos a toda costa!

7 errores habituales al alquilar una vivienda

Foto ilustrativa: EFE/Archivo

1. Nunca pagues nada por adelantado sin firmar el contrato

Y menos sin haberlo pactado por escrito previamente. Si todavía no has visto la vivienda ni has firmado el contrato y te instan a que pagues una parte del alquiler por adelantado para asegurarte la reserva del piso, no accedas.

El primer paso es visitar la vivienda y, a partir de ahí, negociar las condiciones con el propietario o la agencia, siempre y cuando estas se firmen por escrito. Eso sí, ten en cuenta que, si alquilas un piso, es probable que debas realizar, tras firmar el contrato, un pago por adelantado de la fianza, el primer mes y los honorarios de la agencia.

Suscríbete a

2. No firmes el contrato de alquiler sin haber visitado la vivienda

Solo así te asegurarás de alquilar una vivienda que se adecua a tus necesidades. Como decíamos en el punto anterior, necesitas inspeccionar bien cada rincón de la vivienda antes de alquilar y preguntar todo lo que se te ocurra para no llevarte sorpresas después. 

Además, seguro que estás entre varios pisos de alquiler que se ajustan a tus necesidades. Antes de firmar ningún contrato, visita los pisos para averiguar cuál es el que más te encaja.

3. No aceptes sin haber mirado el valor medio de la zona

Es muy importante estudiar las viviendas de alrededor y ver su valor para saber si el precio que vas a pagar de alquiler se adecua a la zona o es superior, en cuyo caso quizá deberías negociar con el propietario.

4. No aceptes fianzas abusivas de más de un mes

Si te gusta mucho la vivienda, trata de llegar a un acuerdo con el arrendador, pero nunca aceptes una fianza por encima del valor real.

La fianza es un depósito de dinero que deberás pagar en la firma del contrato. Cuando este finaliza, el propietario puede usar este dinero como garantía de impago si se da el caso o para arreglar desperfectos.

firma contrato
Es mejor que todos los acuerdos del alquiler queden reflejados por escrito. Foto: Scott Graham/Unsplash

5. No firmes el contrato de arrendamiento sin leer la letra pequeña

Evitarás más de un susto. Lo óptimo es conocer exactamente a qué corresponde cada parte del contrato de alquiler. Durante la firma del contrato, se te informará sobre cada punto antes de que firmes.

6. No firmar ningún tipo de contrato

A la larga puede traerte problemas. Para protegerte de cara al futuro y alquilar un piso de forma segura, es mejor que todos los acuerdos queden reflejados por escrito.

Un contrato de alquiler debe estar siempre por escrito. En el documento también se debe indicar cuál será la forma de contacto entre las partes y si el propietario puede subir o bajar la renta una vez al año. Las cláusulas más comunes de un contrato de alquiler son las siguientes:

  1. El nombre y datos del propietario y el inquilino
  2. Los datos del piso (metros, ubicación…)
  3. La duración del contrato y las penalizaciones
  4. El precio de la renta
  5. La fianza
  6. Las reparaciones que pagará el inquilino
  7. Las condiciones de la vivienda
  8. Cómo funciona la actualización de la renta.

 

7. No hacer una lista de todos los desperfectos cuando entras a vivir

Detecta cualquier desperfecto de la vivienda antes de firmar el contrato y adjunta una lista para que quede constancia. De esta forma, se evitarán malentendidos y no habrá duda alguna de a quién corresponde el arreglo de cada desperfecto.

Lo que se acostumbra a hacer en la práctica es adjuntar una lista del mobiliario, lo que se conoce como el inventario, con el fin de acreditar el estado de los muebles antes de la formalización del contrato de alquiler y evitar problemas.

No está de más leer:

Las 12 razas de perro perfectas para un apartamento pequeño

El Top 20 de las ciudades del mundo con más millonarios en 2022

El impacto de una correcta construcción de marca en la industria inmobiliaria

Temas relacionados