7 pecados que impiden a una empresa inmobiliaria ser rentable

Si consideras que tu empresa incurre en una o varias de estas prácticas, aún estás a tiempo de corregir el rumbo.
pecados desarrollos inmobiliarios
Las empresas que no son rentables coinciden en pasar por alto varios factores. Foto: Unsplash

Las empresas dedicadas a la actividad inmobiliaria suelen incurrir en ciertos “pecados” que las impiden ser rentables con el paso del tiempo, lo mejor es eliminar dichas prácticas si quieren lograr utilidades a largo plazo.

La firma Archetika detectó al menos siete prácticas que son comunes en las empresas inmobiliarias y que les impiden ser rentables, con pérdidas en materia de tiempo, dinero y reputación.

Según el informe, elaborado por Carolina Granados, directora general de Archetika, en colaboración con Diego González, socio de la firma, los siete pecados en los que incurre el desarrollador y que les impiden ser rentables son:

1. Contratación del equipo equivocado

Muchas de las empresas inmobiliarias se conforman por familiares de los propietarios, a quienes se les delegan funciones para las cuales no están capacitados y desconocen el riesgo del negocio, lo cual se traduce en pérdidas monetarias.

Suscríbete a

“Generalmente, son empresas familiares que delegan la parte de gestión en familiares que desconocen el negocio inmobiliario y no están debidamente capacitados”, explica el análisis.

2. Falta de certeza jurídica en el terreno

Uno de los problemas más recurrentes a los que se enfrentan los desarrolladores, según el análisis, es respecto a la certeza jurídica del terreno donde se va a edificar un proyecto. Por lo regular, se omite el proceso de revisar la situación legal del espacio.

“No se verifica la situación legal del terreno, las características físicas o la normativa local. Saltarse este proceso puede hacer que las empresas incurran en litigios y problemas que agoten sus recursos”, destacan.

3. No estandarizan procesos

Parte de los sobrecostes que se generan en el desarrollo de un proyecto inmobiliario tiene que ver con la falta de estandarización de los procesos, donde cada colaborador tiene definido su rol dentro de la actividad.

“Cada proyecto que llega a la oficina de un desarrollador se trabaja de forma intuitiva y se omite realizar actividades fundamentales que luego se reflejan en sobrecostes”, indican.

4. Falta de profesionalización

La capacitación debe de ser una prioridad para una empresa inmobiliaria, pues se ha detectado que muchos de los conocimientos que se adquieren son empíricos, poniendo en juego la rentabilidad.

“Los conocimientos que adquieren son empíricos y se basan en el ensayo y error, lo que compromete la rentabilidad de la empresa”, añaden.

5. Mal uso del crédito 

Uno de los errores más comunes dentro de los desarrolladores inmobiliarios tiene que ver con el mal uso del financiamiento. Según Archetika, muchas veces las empresas dispersan el financiamiento de un proyecto para construir varios, lo cual compromete la rentabilidad y reputación de la firma.

Cada proyecto debe tener su propia estructura de capital. Dispersar la financiación de un proyecto para construir varios, solo compromete la rentabilidad y la reputación de la empresa”, destacan.

6. Exceso de confianza

Si bien un desarrollo inmobiliario puede ser exitoso, esto no quiere decir que el futuro de la empresa también lo sea, por lo que el exceso de confianza suele ser un lastre que le impide a una firma ser rentable.

“Pensar que el éxito de un desarrollo garantiza el éxito futuro, ignorando las necesidades del mercado objetivo”, apunta el informe.

7. Falta de servicio posventa:

En muchas ocasiones, el desarrollador inmobiliario no toma en cuenta las garantías que pueden ejecutar los nuevos propietarios, lo cual impacta directamente en su reputación.

Según Archetika, si no se atienden oportunamente estos problemas, se podrían tener afectaciones de largo plazo, especialmente en materia reputacional.

“No estructuran un equipo de servicio posventa para sus clientes y las garantías no son atendidas oportunamente, generando problemas a largo plazo que afectan su reputación”.

Para la firma con sede en México, estos siete pecados pueden ser corregidos, ya que las decisiones actuales definirán el futuro de la organización y “es mejor que estas decisiones se tomen con conocimiento de causa”.

Por lo pronto, puedes empezar por tomar una de estas acciones hoy mismo:

Formarte constantemente adquiriendo conocimientos en todas las áreas de tu empresa.

Definir los procesos que cada área debe seguir cada vez que se inicia un proyecto.

Comprueba la actitud y aptitud de tus colaboradores. Deja marchar a los que no están alineados con los principios de tu empresa y apoya a los que están dispuestos a apoyarte.

Escucha a tus clientes y sus necesidades, ellos son el mejor estudio de mercado para tu próximo proyecto.

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

CDMX y Buenos Aires, las ciudades más caras para rentar en Latinoamérica

Managua instala 67 puestos de carga para vehículos eléctricos

5 errores que debes evitar al comprar una casa

Temas relacionados