Ahorrar agua en casa, una práctica sostenible con el medio y con nuestro bolsillo

Con relación al gasto por vivienda, una ducha de 5 minutos consume unos 100 litros de agua.
Foto: Manuel Torres Garcia / Unsplash

En plena la conmemoración del Día Mundial del Agua, la empresa especialista en cuidado y mantenimiento del hogar, HomeServe ofrece algunos consejos que nos permiten ahorrar agua en la vivienda.

Una ducha de cinco minutos consume alrededor de 100 litros de agua y un baño entre 150 y 300 litros, mientras que algunos electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas pueden llegar a gastar entre 20 y 80 litros de agua en cada ciclo de uso.

Con una mayor concienciación de la importancia del respeto al medioambiente, cada vez es más importante implementar prácticas y recursos que nos permitan ahorrar agua en el hogar.

Por este motivo, aprovechando la conmemoración, este martes, 22 de marzo, del Día Mundial del Agua, desde la empresa especializada en cuidado y mantenimiento del hogar, HomeServe ofrecen algunos consejos que nos permiten ahorrar agua.

Suscríbete a

Consumo de agua en el hogar

Según los datos de HomeServe, con sede en Inglaterra, la mitad de los encuestados reconoce no saber la cantidad de agua que gasta al mes en su domicilio, aunque las cifras se han visto reducidas en los últimos años y el consumo estatal cayó en un 3 % respecto a 2016.

En concreto, con relación al gasto por vivienda, los expertos de HomeServe recuerdan que una ducha de 5 minutos consume unos 100 litros de agua, mientras que la cantidad si se trata de un baño puede ascender a los 300 litros.

Además, una carga del lavavajillas gasta entre 20 y 40 litros, un ciclo de la lavadora entre 20 y 80, lavar los platos a mano 23 litros y mantener el grifo abierto durante el lavado de dientes, puede llegar a los 18 litros.

«En el caso de usos más extensivos como el lavado de un auto con manguera, el gasto puede llegar a los 50 litros. Un grifo que gotee puede suponer más de 10.000 litros de agua perdidos al año, el equivalente a un estadio de fútbol en 18 días», matizan los expertos.

Por ello, entre las prácticas o actuaciones que pueden ayudar a reducir el consumo de agua en nuestro hogar, se recomienda apostar por grifos monomando, que se controlan por medio de una única llave y que eliminan así la posibilidad de goteo una vez se cierran.

«Este tipo de instalaciones pueden evitar que los grifos goteen y, por tanto, que se pierda hasta un 50 % de agua», explican. Además, estos dispositivos ofrecen la facilidad de que pueden regular de forma sencilla la temperatura del agua.

Opciones de grifos

En este sentido, los expertos también recomiendan la instalación de aireadores para grifos para reducir el caudal de salida del agua y conseguir un ahorro del consumo de hasta el 35 % del total de la vivienda.

Otro tipo de dispositivos que pueden ayudarnos a ahorrar agua son los grifos electrónicos, que evitan el despilfarro de caudal pues evitan la salida del agua hasta que esta alcanza los 35 °C.

«Se facilita un ahorro de hasta 22 litros de agua por persona y día y de hasta un 3 % de energía», apuntan.

Además de controlar el caudal del agua en los grifos, podemos controlar el despilfarro de agua en otras estancias. Así, con las cisternas de doble pulsador en el baño, se pueden ahorrar hasta 4.000 litros de agua al año, pues nos permiten elegir si queremos que se descargue en cada uso en su totalidad, o solo parte de ella.

«Aunque dependerá de la capacidad de cada cisterna, estaremos ahorrando entre 2 y 3 litros en cada descarga», señalan los expertos de HomeServe.

Sustituir electrodomésticos en lo posible

Por último, desde HomeServe recomiendan revisar los electrodomésticos y sustituirlos, en la medida de lo posible, por modelos más eficientes que garanticen un ahorro considerable en el gasto de agua y, en muchos casos, también de luz.

Así, en el mercado podemos encontrar modelos de lavadoras que consumen desde 6,6 litros de agua por kilo de ropa lavada, pero también opciones que reducen el gasto hasta los 4,6 litros /kg, lo que conseguiría reducir el consumo de agua hasta en un 30 %.

«Además, otras prácticas como recoger el agua de lluvia para regar las plantas y realizar revisiones periódicas que certifiquen que no existen pérdidas ni fugas en los sistemas, así como colocar algunos de los dispositivos anteriores, pueden hacer que el consumo diario se reduzca de forma considerable en la media anual», concluyen.

Con información de: inmodiario.com

No está de más leer:

El futuro de la arquitectura turística y residencial pasa por respetar la naturaleza y la idiosincrasia local

Inicia la construcción del proyecto residencial Trib en Santa Tecla – República

La megamansión con estanque para tiburones que se vendió por US$42 millones

Temas relacionados