«Antigua Guatemala ha crecido en vivienda, en cantidades enormes»: Gerson Moy Barrios

Moy Barrios es el recién elegido presidente de la Asociación de Bienes Raíces de Antigua Guatemala (ABRA).

Gerson Moy Barrios, recientemente electo como el presidente de la Asociación de Bienes Raíces de Antigua Guatemala (ABRA), tiene muy claro que para un crecimiento sano y ordenado del mercado inmobiliario del lugar, es necesario que los profesionales y agentes inmobiliarios se capaciten para brindar un mejor servicio y atención.

Más allá de la compraventa de propiedades, el casco de la Antigua Guatemala es un mercado que encaja «muy bien» con el concepto de Airbnb y el turismo inmobiliario. Además, la vivienda es un sector que ha crecido en las periferias de la ciudad colonial —se construyeron unas 5.000 residencias en los últimos años— y otros más tradicionales, como los locales comerciales, vuelven a una senda de recuperación tras dos años de pandemia.

Moy Barrios habló con República Inmobiliaria sobre las virtudes que tiene un mercado inmobiliario como el de Antigua Guatemala, Sacatepéquez y sus alrededores, que requiere, entre otros, de un gremio de asesores inmobiliarios que conozcan los conceptos básicos y terminologías propias de la región. «Vender (una propiedad) en la Ciudad de Guatemala no es lo mismo que vender en Antigua Guatemala«, asegura.

Se sabe muy poco del mercado inmobiliario de Antigua Guatemala y sus alrededores, ¿qué destacaría de él?

— Se trabaja mucho el concepto de ‘turismo inmobiliario’. Costa Rica, por ejemplo, lo maneja muy bien y ha explotado muy bien el turismo. Nosotros en Guatemala necesitamos empezar a hacerlo. Antigua Guatemala es una de las tres más grandes ciudades del país en temas de turismo, interno e internacional.

Suscríbete a

Es así como ABRA tiene el interés de desarrollar equipo con los asociados para generar una mejor oferta para el turismo local y extranjero. Esto llevará a que se genere alta inversión; y si genera alta inversión, eso genera oportunidades de trabajo. Y no solo hablo de asesores inmobiliarios. Genera trabajo para los albañiles, los arquitectos, los ingenieros, los diseñadores, los jardineros, etcétera. Si regulamos bien esta industria en la Antigua Guatemala podemos generar muchos empleos.

Ya en la época pospandemia y de recuperación económica, ¿qué conclusiones saca de los últimos dos años con la crisis del covid-19?

— La industria inmobiliaria en pandemia en Antigua Guatemala se desarrolló muy bien en conceptos como el Airbnb. La gente estaba atrapada en sus casas y preferiría salir. Sí, se vio afectado mucho el comercio y locales comerciales, muchos cerraron. Sin embargo, últimamente se ha acelerado la renta. Hoy, encontrar un espacio disponible no es tan fácil. Se volvió a ocupar nuevamente. El nivel de ocupación que se tiene en locales comerciales es cerca del 95 %.

Es un número es muy alto, pero ¿qué nivel de ocupación se tenía regularmente en época prepandemia?

— Antes de pandemia… Teníamos un fenómeno. Podríamos haber tenido un porcentaje de ocupación del 80 %. En pandemia, se desaceleró. La ocupación llegó hasta un 25 % y el 75 % quedó disponible. Ahora ya podemos estar en un 95 % de ocupación. Es decir, la reacción, tanto de emprendedores y empresarios, ayudó a que la industria inmobiliaria se siga manteniendo.

El fenómeno Airbnb, que comentó, ¿considera que será sostenible en el tiempo o solo resultó ser un rebote del covid-19?

Antigua Guatemala encaja muy bien en el concepto de Airbnb, principalmente en el casco de la ciudad. En los alrededores, el fenómeno no es de Airbnb, ahí es la renta tradicional. Contratos de uno a tres años de duración.

¿Qué tan importante es que el mercado inmobiliario de Antigua Guatemala ya tiene una Asociación de Bienes Raíces?

— Tenemos dos años de estar armando la Asociación (ABRA). Llegó la pandemia y nos detuvo un poco el proceso, pero no nuestro deseo. Somos un equipo de personas apasionadas. La pasión no podría existir si fuera tan empírica. Es por eso que la capacitación es fundamental. Antes del lanzamiento oficial nosotros ya habíamos dado más de 100 horas de capacitación gratuita a los posibles agremiados.

Después del lanzamiento, nos hemos propuesto montar nuestra propia escuela de negocios inmobiliarios. Queremos capacitar en cuatro rubros: legal, fiscal, bancaria y crediticia, y cómo generar y lograr la venta.

Este último punto es muy valioso. Hacer que los asesores en la Antigua tenga su propia marca personal llevará a crear servicio y atención. Son elementos que aquí se necesitan porque nos visitan muchos clientes de EE. UU., por ejemplo. Ellos están familiarizados con estilos de realtors y brokers que tienen todo para generar una negociación. Ese nivel de servicio es el que queremos instituir en Antigua Guatemala.

Además, son clientes que no están haciendo su primera compra. Están acostumbrados a generar tres o cuatro compras en EE. UU. y se atreven a hacer una compra en el extranjero. Este tipo de clientes necesita un nivel de servicio que, por ejemplo, la NAR está acostumbrada a brindar.

¿Tiene alguna meta o proyecto que se haya trazado lograr durante su gestión como presidente de ABRA?

Mi objetivo principal en mi periodo de tres años es la integración y la educación. Cuando me refiero a la integración, me refiero a que necesitamos tener alianzas con el Consejo de Construcción de la Antigua Guatemala. Necesitamos alianzas con todas las alcaldías que están en la ciudad y sus alrededores.

La educación no va a permitir tener todos los conceptos legales para que los desarrolladores, que ahora están en Ciudad de Guatemala, sigan apostando a la Antigua.

Antigua Guatemala ha crecido en vivienda, en cantidades enormes. En los últimos tres o cuatro años hemos llegado a unas 5.000 viviendas de desarrolladores que apostaron a la Ciudad de Guatemala y hoy le apuestan a la Antigua Guatemala y sus alrededores.

Pero eso no va a existir a futuro si no tenemos la certeza jurídica, la certeza comercial y por supuesto, asesores debidamente capacitados.

Cuando se piensa en Antigua Guatemala y su sector inmobiliario lo primero que se viene a la menta es la compraventa de casas, ¿qué más ofrece?

— Antigua Guatemala tiene una variedad y sinfín de propiedades. Podríamos decir que el precio promedio de una propiedad en Antigua Guatemala está alrededor de los US$275.00 (unos Q2,1 millones). Estas propiedades nos ofrecen viviendas de descanso. Y eso es parte del atractivo.

La parte del sur del país está creciendo y toda su tecnología, sus fábricas y todas las azucareras e ingenios le están dando oportunidades a muchos profesionales. Estos profesionales han decidido no quedarse en Escuintla, quieren vivir alrededor de Sacatepéquez. De Escuintla a Sacatepéquez puede significar un viaje de 20 minutos.

Antigua Guatemala es muy versátil y es una opción para muchos nichos de mercado, entiéndase, niveles socioeconómicos y edades.

¿Qué otros sectores (vivienda vertical, vivienda social, oficinas de coworking, etc.) cree que tengan una oportunidad en el mercado inmobiliario de Antigua Guatemala? 

— Antigua Guatemala es una ciudad que se construyó de manera muy exacta. Tenemos 10 cuadras hacia el oriente y 10 cuadras hacia el poniente. Tenemos un kilómetro cuadrado que nos permite dejar, por un lado, el vehículo y caminar. Es una ciudad espectacular, sin embargo, se ha desarrollado hacia la parte del sur. Me refiero a Ciudad Vieja, San Miguel Dueñas e incluso Alotenango, a pesar de las erupciones del volcán de Fuego.

Hay mucha vivienda de clase media que hoy permite nietos vivir cerca de sus padres y abuelos que nacieron y crecieron en la Antigua Guatemala. Se les ha permitido tener una opción de vivienda muy cerca de sus padres y abuelos, pero con ventajas de una ciudad moderna.

¿Qué le puede decir a las personas que están interesadas en agremiarse a ABRA?

— En la Asociación estamos invitando no solo a los asesores inmobiliarios de la región. Estamos invitando a todas las inmobiliarias de la Ciudad de Guatemala, incluso de todo el país, porque hay muchas oportunidades de negocio inmobiliario.

Vender en la Ciudad de Guatemala no es lo mismo que vender en Antigua Guatemala. Hay conceptos básicos y terminologías, como «terraza española», «búcaro» o «azulejo pintado a mano». Queremos hacer la invitación a todos las inmobiliarias de Guatemala y a todos los asesores independientes a que se unan.

Queremos enseñarles terminología, procesos, leyes de la región. Que se puede y que no se puede construir. Y eso va a hacer que tengamos una Asociación mucho más fuerte. Hago la invitación a que se unan a ABRA, ser más y mejores negocios en el menor tiempo posible.

No está de más leer:

5 factores que debes tener en cuenta para mejorar la plusvalía de tu vivienda

Se construyen 143 nuevos edificios en Ciudad de Guatemala con una inversión de Q15.000 millones

Antigua Guatemala ya cuenta con su propia Asociación de Bienes Raíces

Temas relacionados