Filimon Álvarez, el arquitecto mexicano construye viviendas ecológicas en la Antártida

Además de haber combatido como infante de marina en EE. UU., este profesional ha construido a la creación de escuelas como espacios creativos e innovadores.
Una de las viviendas para la Estación Científica de Campo que opera la NOAA de EE. UU. que se están construyendo en Cabo Shirreff, en la Península Juan Pablo II, en el oeste de la Antártida. Foto: EFE/University of Colorado Denver

El arquitecto mexicano Filimon Álvarez está feliz del «desafío» que significa para él participar en un proyecto de diseño y construcción de viviendas en la Antártida, el cual considera que es tan exigente física y mentalmente como sus ocho años de combate como infante de marina en EE. UU.

Álvarez es el único latino y la única persona hispanohablante en el grupo de científicos, diseñadores y arquitectos de este proyecto que se lleva a cabo en Cabo Shirreff, en la Antártida.

«Me emociona ser parte de un equipo que enfrenta un desafío tan extraordinario», comentó Álvarez, que además ha servido de traductor durante la parada del equipo en Chile.

El equipo construye las casas en Colorado (EE.UU.) y luego las desmantela para transportarlas a la Antártida durante el verano austral, para ensamblarlas de nuevo allí.

Suscríbete a

Se trata de viviendas para la Estación Científica de Campo que opera la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE. UU.

«Ese proyecto es verdaderamente excepcional y único debido a su cliente (NOAA) y su ubicación: un área remota del mundo que pocas personas han visitado», indicó el mexicano.

«Es un desafío único que sucede una sola vez en la vida», enfatizó.

Filimón «Fili» Álvarez durante la reciente campaña de construcción de viviendas para NOAA en Cabo Shirreff. Foto: EFE/University of Colorado Denver

Las vivencias del arquitecto mexicano

Álvarez contó que su anterior experiencia como marine de EE. UU., que lo llevó a combatir «en diferentes países, en condiciones difíciles y con recursos limitados», lo preparó para trabajar en el «ambiente remoto» de Cabo Shirreff, en el extremo norte de la Península Juan Pablo II, en el oeste de la Antártida.

Agregó, sin embargo, que también tuvo que «redescubrir» sus habilidades y destrezas para desempeñarse en ese contexto.

«Un día, una tormenta de nieve nos tomó desprevenidos y el nivel de las condiciones climáticas fue más difícil de lo que se esperaba. Transportar todos los materiales al sitio fue particularmente desafiante, lo que resaltó la importancia de la preparación temprana y de tener personas con diferentes áreas de experiencia en el equipo», compartió.

«La camaradería y el trabajo en equipo son fundamentales para el éxito», recalcó el mexicano.

Subrayó que las viviendas ecológicas para los científicos de la NOAA no son «un pequeño proyecto» sino «una pequeña contribución a un gran proyecto que tendrá un importante impacto en nuestro entendimiento de nuestro planeta y sus complejos ecosistemas».

 

Más que obrero

Álvarez, nacido en Zacatecas y padre de dos hijos pequeños, llegó Colorado con la esperanza de «cumplir el sueño americano». Pero tras completar sus estudios secundarios, su única opción en aquel momento fue enrolarse con los Marines, primero en Irak y después en Afganistán.

«En 2014 dejé las fuerzas armadas porque mi padre se enfermó. Quedé a cargo de la casa y quise pasar tiempo con mi familia. Decidí hacer algo con mi vida más allá de ser sólo el estereotípico obrero de construcción, así que me inscribí en la universidad», recordó.

«Comencé en un colegio comunitario y luego continué en la Universidad de Colorado (CU) en Denver. Fui el primero de mi familia en graduarme de la universidad, un importante logro del que me siento increíblemente orgulloso», agregó.

Álvarez eventualmente completó su maestría en arquitectura en CU Denver y luego fue contratado por la firma Alan Ford Architects, especializándose en edificios para escuelas.

Además, participó en el Taller de Edificación de Colorado (dependiente de CU Denver), un programa de certificación de diseño y construcción enfocado en «construir edificios para comunidades necesitadas». En ese marco, Álvarez diseñó de cabañas para zonas rurales en Nuevo México.

El año pasado, por esa experiencia, fue seleccionado para el proyecto de construcción de viviendas sostenibles en la Antártida.

El mexicano ve su carrera como una contribución a la creación de escuelas como espacios creativos e innovadores, y de viviendas que hagan una diferencia en la vida de las personas. De esa manera, dijo, inspirará con su ejemplo, a sus propios hijos a que ellos sigan sus sueños.

Pero advirtió de que más allá de cuán importante resulte construir escuelas en Denver, cabañas en Nuevo México o viviendas en la Antártida, lo que realmente se debe construir son «conexiones significativas y amistades con otras personas», especialmente con aquellos que «nos empujan hasta nuestros límites y nos impulsan a ser excelentes en todos los aspectos de nuestro trabajo».

Con información de: EFE

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

4 razones para tener una casa vacacional y asegurar un retorno de inversión sólido

¿Cómo puedes inscribirte en el Programa de Formación Inmobiliaria de CBR?

Metrópolis en movimiento: 3 ciudades europeas que revolucionan su infraestructura urbana

Temas relacionados