BIG se asocia con Vollebak para crear el concepto de una isla autosostenible en Canadá

Una combinación de energía generada por viento en alta mar, geotérmica y solar alimentará las estructuras en la isla.
Vollebak isla
La isla Vollebak es el comienzo de una serie de proyectos extraordinarios que analizan cómo viviremos durante el próximo siglo. Imagen: Vollebak

BIG se asoció con la marca de ropa experimental Vollebak para crear el concepto de una isla autónoma fuera de la red en Nueva Escocia, Canadá.

La isla recibirá varios pabellones construidos con materiales naturales e innovadores como algas marinas, cáñamo y concreto impreso en 3D, todos alimentados por energía de carbono neutral.

La isla, que se ubica en el puerto de Jeddore, a un cuarto de la costa de Nueva Escocia, será subastada a través de Sotheby’s Concierge Auctions a partir del 8 de junio.

Los postores competirán por la oportunidad de poseer la isla y obtener derechos exclusivos sobre la visión del diseño, incluida la autorización de planificación para esos diseños.

Suscríbete a

La isla de Vollebak incluirá la ‘Casa de la Tierra’, una estructura de 597 metros cuadrados compuesta por nueve edificios interconectados, y la ‘Casa de la Madera’, de 88 metros cuadrados, con una suite de jardín independiente en la costa de la isla.

Una combinación de energía generada por viento en alta mar, geotérmica y solar alimentará las estructuras en la isla, con un exceso de energía que se almacenará en paredes de energía Tesla.

Esto garantiza que todas las necesidades energéticas de la isla estén satisfechas de manera neutral en carbono.

Innovación tecnológica de Vollebak

Vollebak utiliza la innovación tecnológica y de materiales para crear ropa tan sostenible y resistente como hermosa.

En otras palabras, el equivalente de moda de la filosofía arquitectónica de Hedonistic Sustainability de BIG.

Bjarke Ingels, fundador y director creativo de BIG, indicó que para isla imaginan las habitaciones como un montículo con volúmenes individuales que surgen del suelo y un puesto de avanzada separado en el borde de las olas rompientes.

Explicó que cada habitación en la aldea está hecha de su propio material único: Algas marinas apiladas, tierra compactada, cáñamo, ladrillo de vidrio o piedra de origen local, adaptada para el uso y la experiencia específicos de esa habitación en particular.

“Para la Isla de Vollebak, incorporamos la tradición local elevada por la innovación global en un ecosistema hecho por el hombre autosuficiente frente a la costa de Canadá”, concluyó.

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

Cúcuta gana el premio Ciudad LATAM del Smart City

Top 10 de las ciudades más pobladas del planeta en 2023

Alquiler de vivienda en Costa Rica subió 6.29 % en un año, según estudio

Temas relacionados