Poco a poco desparecen las tradicionales “casas colmena” de Siria

La región norte de Siria se vio afectada por numerosos combates desde que comenzó la guerra en 2012. 
siria casas colmena
Una foto muestra casas tradicionales de adobe conocidas como “casas colmena” en la aldea de Umm Amuda al-Kabira, en el campo oriental de Alepo, al norte de Damasco. Foto: AFP

Las casas de tierra tradicionales y sus típicas cúpulas —conocidas como “casas colmena”— desaparecen poco a poco en el norte de Siria, víctimas de una guerra que empuja a sus habitantes al éxodo.

“Nuestro pueblo tenía entre 3.000 y 3.500 habitantes y tenía unas 200 casas de barro. Por la guerra y el terrorismo, los habitantes se fueron”, explica Mahmud Al Mheilej frente a las casas abandonadas.

Oum Amouda Kabira es uno de los pocos pueblos de la provincia de Alepo que alberga este hábitat milenario. La región se vio afectada por numerosos combates desde que comenzó la guerra en 2012.

La guerra se saldó con medio millón de muertos y millones de sirios se desplazaron dentro del territorio o se refugiaron en países vecinos.

Suscríbete a

“Solo regresamos unos 200”, añade este hombre de unos 50 años, mientras camina entre las casas desiertas, señalando los muros que se agrietan y los techos a punto de derrumbarse.

Al Mheilej ahora vive en una casa de hormigón muy próxima a las viviendas tradicionales, construidas en tierra mezclada con paja.

Este material desintegrable debe ser mantenido regularmente, “al menos cada dos años debido al viento y la lluvia”, para que dure, detalla.

“Las casas están desapareciendo. Miren en qué mal estado están”, lamenta este padre de nueve niños.

casas cúpula en siria
Las casas tradicionales de adobe que los habitantes del norte de Siria han construido durante miles de años corren el riesgo de desaparecer. Foto: AFP

En la aldea vecina de Haqla, Jamal Al Ali, sentado en una estera, desayuna con su numerosa familia frente a una casa de hormigón. Él también abandonó, a regañadientes, su casa con cúpula.

“Nacimos aquí y siempre hemos vivido aquí. Estas casas de tierra son mil veces mejores (que las otras)”, explica.

“Se está bien dentro tanto en invierno como en verano. Pero no hay agua corriente ni electricidad. Las casas de barro se desmoronan, y no hay nadie para repararlas”, agrega.

Oficio ancestral

Debido al éxodo provocado por la guerra, la región perdió a sus albañiles tradicionales y sus conocimientos transmitidos durante generaciones.

Isa Khodr, un funcionario de 58 años —que huyó de la guerra para refugiarse en el Líbano—, es una de las pocas personas que todavía sabe cómo construirlas.

Aprendí este oficio a los 14 años porque en nuestros pueblos cada vez que alguien quería construir una casa de tierra, todos los demás habitantes le ayudaban”, afirma desde la llanura de Bekaa, fronteriza con Siria.

“Hoy, debido a la guerra, las casas están desapareciendo y también nuestro oficio”, subraya.

Arcenciel, una organización no gubernamental libanesa, utilizó sus servicios en Bekaa, donde se concentra gran parte de los refugiados sirios, para recrear esas casas tradicionales.

“casa colmena” Siria
Mahmoud Al-Mheilij (50 años) inspecciona una casa tradicional de adobe conocida como “casa colmena”. Foto: AFP

“Es una arquitectura vernácula ecológica, construida con ladrillo de tierra cruda, reciclable a voluntad, aislante y que filtra los olores”, explica el arquitecto libanés Fadlalá Dagher, que colaboró en el proyecto.

Se supone que esta técnica nació en el neolítico, hace unos 8.000 años. Se extendió por el noreste sirio y Anatolia”, añade.

Estas casas se construyen sin ningún andamio, porque en el norte de Siria no hay muchos árboles y, por lo tanto, poca madera de construcción”, indica.

El arquitecto detalla que el objetivo del taller es enseñar a los refugiados sirios esta técnica, “para que, cuando regresen a su país devastado, sin recursos, puedan construir ellos mismos sus casas”.

Con información de: AFP

Contenido relacionado:

Las 10 ciudades del mundo con mayor calidad de vida, según The Economist

Las ciudades del mundo más (y menos) costosas para vivir

Las advertencias que pudieron salvar a un edificio de lujo en Turquía

Temas relacionados