Furnish, el estudio de pintura fabricado con bambú y hormigón desechado

11.29 Studio utilizó materiales inusuales y los convirtió en elementos de diseño destacados, con los cuales logró reducir la huella de carbono del proyecto.
El estudio está inspirado en el entorno natural y en lo industrial de la región de Rayong. Foto: Idealista

Furnish Studio es un estudio de arte de pintura al óleo ubicado en Rayong, Tailandia; cuyo diseño sostenible y moderno se integra al entorno natural y cultural.

11.29 Studio es un estudio de arquitectura con sede en Bangkok que se enfoca en el diseño sostenible y el uso de materiales locales en sus proyectos.

Furnish Studio es uno de los proyectos más destacados de dicho estudio.

Este se encuentra elevado sobre el suelo y rodeado de un ambiente sereno dentro de la localidad del artista, ya que se abre a un gran estanque en su parte trasera.

Suscríbete a

Y el hecho de que sea un estudio de pintura al óleo ha condicionado el proyecto.

«La ingeniosa formación del edificio está diseñada especialmente para el trabajo espacial con pintura al óleo. Debido a la constante evaporación del medio de la pintura al óleo, requiere una ventilación adecuada, de lo contrario podría afectar la salud del artista a largo plazo. De acuerdo con la condición, las paredes de listones de bambú se utilizaron como elemento de diseño«, explican los arquitectos en su cuenta de Instagram.

Furnish Studio y su diseño industrial

Para el diseño de Furnish Studio, 11.29 Studio se inspiró en el entorno natural y el estado industrial de la región de Rayong.

Conocida como una de las regiones más ricas del país asiático, Rayong suele estar rodeada de polígonos industriales donde la construcción en masa y los residuos de hormigón son inevitables.

Por ello, el equipo de diseño buscó reducir las emisiones incorporadas de la energía del transporte mediante el uso de materiales locales y sostenibles.

Hormigón desechado

11.29 Studio decidió dar nueva vida al hormigón desechado que es característico de la región.

Este material se utilizó para construir el muro de entrada del estudio, que está formado por una secuencia de espaciadores de hormigón locales que conducen gradualmente a los visitantes al interior del estudio.

Esta entrada escultórica es una expresión simple, pero creativa, que demuestra cómo se pueden crear elementos de diseño únicos a partir de materiales reciclados.

Además del uso de hormigón desechado, 11.29 Studio usó listones de bambú para formar contraventanas flexibles a lo largo de la fachada del estudio.

Estas contraventanas se abren para permitir que la ventilación fresca y las vistas circulen por el espacio, lo que es importante para proteger la salud de los artistas que trabajan con pintura al óleo en un espacio que requiere una ventilación adecuada debido a la constante evaporación del medio.


La elección de materiales sostenibles y locales no solo reduce la huella de carbono del proyecto, sino que también lo arraiga en su contexto natural y cultural.

De hecho, la piel del edificio es un homenaje a la región de Rayong y su patrimonio industrial, mientras que la fachada de bambú crea un diálogo con la naturaleza que rodea al estudio.

Furnish Studio se ha mostrado como un proyecto que valora el diseño sostenible y el uso de materiales locales, que pueden ser una fuente de inspiración para generar edificios únicos y armoniosos con su entorno.

11.29 Studio ha utilizado materiales inusuales y los ha convertido en elementos de diseño destacados, al tiempo que ha logrado reducir la huella de carbono del proyecto.

El resultado es un estudio de arte sereno y creativo que se integra perfectamente en su entorno natural y cultural.

Con información de: Idealista.com

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

4 razones para tener una casa vacacional y asegurar un retorno de inversión sólido

¿Cómo puedes inscribirte en el Programa de Formación Inmobiliaria de CBR?

¿Por qué Norman Foster es el primer arquitecto con una «futurospectiva» en el Pompidou?

 

Temas relacionados