Costa Rica: Se acelera alza en alquileres de casas y apartamentos

El índice de precios al consumidor, que se basa en una canasta de 315 bienes y servicios, comenzó a aumentar con más fuerza desde agosto pasado.
Foto ilustrativa: EFE/Archivo

El costo de arrendar una casa o apartamento se aceleró desde el año pasado en Costa Rica, y en especial en los últimos dos meses, según muestra el índice de precios de alquiler de vivienda que calcula el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Este indicador tenía un valor de 100 en diciembre del 2020 y a partir de ahí se miden las variaciones en el costo de alquilar.

Desde entonces tardó ocho meses (de diciembre 2020 a agosto 2021) para llegar a 101, pero luego le tomó cuatro meses para llegar a 102 (diciembre 2021) y desde entonces, en tan solo dos meses, llegó a 103 (febrero 2022).

El cambio de 100 a 103 significa que por cada ¢100.000 que pagaba un hogar en diciembre del 2020 ahora paga ¢3.000 adicionales por el mismo alquiler, en promedio.

Suscríbete a

En Costa Rica, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares de julio del 2021, hay unas 288.000 viviendas en alquiler donde habitan casi 902.000 personas.

Nelson Castillo, de la Unidad de Índices de Precios del INEC, explicó que para obtener este índice cada mes se consulta el precio del alquiler de 51 viviendas.

«Esta muestra está distribuida entre casas y apartamentos, según la cobertura geográfica del índice. Es decir, viviendas en alquiler ubicadas en zonas urbanas, considerando las seis regiones de planificación del país», detalló Castillo.

¿Por qué suben?

Melizandro Quirós, director del Centro de Estudios del Negocio Financiero e Inmobiliario (Cenfi), explicó que el incremento puede estar relacionado con que durante la pandemia muchos propietarios no hicieron aumentos, incluso hicieron rebajos. Y ahora, con la recuperación de la economía, están realizando los ajustes.

Según la Ley General de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos, el precio del arrendamiento se actualiza al final de cada año del contrato y si no hay convenio entre las partes se utiliza para el ajuste el índice de precios al consumidor general.

«Cuando la tasa de inflación acumulada de los 12 meses anteriores al vencimiento de cada año del contrato sea menor o igual al 15 %, el arrendador está facultado para reajustar el alquiler de la vivienda en un porcentaje no mayor a esa tasa«, señala dicha Ley.

Germán Morales, socio de Impuestos de Grant Thornton Costa Rica, explicó que, en general, los contratos de alquiler tienen cláusulas propias que indican como se regula el aumento de la cuota de alquiler cada año.

“Como dice el artículo 67, y considerando que el contrato siempre tiene fechas de vencimiento anuales, se tiene que verificar cuánto es la inflación del año terminado a la fecha de vencimiento del contrato. En ningún caso se puede aumentar más del 15 %. Puede ser menor. Esto se aplica cuando no hay cláusula de aumento regulada en el contrato de alquiler”, comentó Morales.

Si el contrato es en dólares, la ley no permite el aumento, entonces se hace lo que establece el contrato, añadió el abogado.

Incrementa índice de precios al consumidor

El índice de precios al consumidor, que se basa en una canasta de 315 bienes y servicios, comenzó a aumentar con más fuerza desde agosto pasado. En febrero del 2022 el incremento de los últimos 12 meses fue de 4,9 %, la mayor subida desde diciembre del 2014.

El incremento en el índice de precios al consumidor podría estar generando que los nuevos contratos ya incorporen un incremento mayor debido al aumento del indicador. No obstante, para Quirós todavía es temprano para ver este efecto. Estos ajustes se realizan cuando el contrato cumple un año y eso va sucediendo en el transcurso del tiempo, según el experto.

Otro factor que puede influir, es que algunos alquileres están denominados en dólares y el precio de la divisa aumentó. Este año, por ejemplo, el precio del dólar inició en ¢643,31 y para el 25 de marzo pasado alcanzó ¢660,77.

¿Vendrán aumentos más fuertes?

Quirós explicó que los quintiles que más alquilan son el segundo y el tercero y dichos quintiles no necesariamente tienen capacidad de afrontar aumentos como los que está mostrando el índice de precios al consumidor.

En esos quintiles no se puede pensar que la gente no va a pagar los aumentos. En alguna forma puede haber alguna desocupación y se va a trasladar a algún otro tipo de tenencia. Por ejemplo, van a ir a vivir otra vez con los papás, o dos familias juntas”, indicó Quirós.

Con información de: La Nación, Costa Rica

No está de más leer:

Encuentra24: El precio promedio del metro cuadrado en Guatemala se situó en US$1.452 en 2021

Precios de vivienda fuera de alcance golpean duro a latinos en California

Canadá: Venden casa por US$600.000 por encima del precio inicial y en seis días

Temas relacionados