Los diseñadores de interiores solucionan retrasos en la entrega de muebles

Los sofás, las camas tapizadas, las alfombras y los artefactos de iluminación —todos los muebles en sí— están tardando hasta un año en llegar debido a las brechas en la cadena de suministro. Y los expertos dicen que es posible que esto no cambie hasta 2023. Pero los profesionales del diseño han ideado soluciones creativas…

Mi madre, que no era conocida por su paciencia, una vez esperó durante nueve meses una mecedora sin brazos tapizada con una franja de terciopelo verde personalizada. Las largas esperas eran comunes en la década de 1960. Una espera de nueve meses fue larga incluso para los años sesenta. Ella se quejó en la tienda de muebles, que culpó a la fábrica, que dijo que en realidad era culpa del remitente.

“He tenido bebés en menos tiempo del que tardé en conseguir esta maldita silla”, dijo mi madre a mi padre, que sabía que era mejor no comprometerse.

Para todos los que esperan la entrega de muebles en estos días, se siente como la década de 1960 nuevamente. Gracias a la pandemia, la cadena de suministro se ha anudado durante el último año y medio, y se ha convertido en una rutina esperar muchos meses por los muebles.

Suscríbete a

“Dos tercios de todos los bienes que intentan ingresar a este país (EE. UU.) llegan muy tarde”, dijo el analista de la industria del mueble Ray Allegrezza, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Representantes de Muebles para el Hogar en High Point, Carolina del Norte. “Nunca había visto algo tan loco, y no va a mejorar pronto”.

La tela personalizada agregaría hasta 10 semanas a la producción de este sofá, dijo la diseñadora Michelle Gage. Foto: Brian Wetzel

Por supuesto, sucedieron cosas mucho peores durante la pandemia. “Son solo muebles”, dijo Ali Budd, diseñador de interiores en Toronto. “Eso es lo que le recuerdo a la gente”.

Budd dijo que incluso conseguir las cosas más simples es un desafío. “Conseguir una losa de piedra ahora mismo es como el Salvaje Oeste. Te presentas y tienes que estar listo para comprar si no quieres perder la losa”, dijo. “Todo se vende y la gente no guarda las cosas, a veces ni siquiera durante 24 horas”.

¿Por qué la industria de la decoración del hogar se ve tan afectada por los problemas de la cadena de suministro?

“Fue una tormenta perfecta”, explicó Allegrezza.

Hay una demanda de artículos para el hogar más alta de lo normal porque todos los que se vieron obligados a quedarse en el lugar durante la pandemia se dieron cuenta de que odiaban sus sofás. Mientras tanto, las empresas de Asia que fabrican muebles estuvieron cerradas.

Los puertos en todas partes están obstruidos, por lo que los barcos no pueden encontrar un lugar para descargar, y cuando finalmente lo hacen, no hay suficientes operadores de grúas para descargar los contenedores. Además, la industria del transporte por carretera tiene escasez de conductores, porque muchos de ellos decidieron jubilarse en los últimos meses”.

El empeoramiento de la tormenta perfecta fue el mal tiempo real. Las tormentas de invierno de 2021 en Texas y Louisiana cerraron dos fábricas importantes que fabrican productos químicos utilizados para fabricar acolchado de espuma para sofás y sillas.

“Las demoras son tan graves que recientemente tuve un cliente que necesitaba una cama para una habitación de invitados y le dije: ‘Quizás no consiga una cama tapizada’”, dijo Michelle Gage, diseñadora de interiores en Filadelfia.

Los fabricantes y minoristas dicen que es difícil predecir cuándo se entregarán los muebles.

“Tenemos un contenedor de alfombras provenientes de Marruecos que se retrasó durante semanas en Barcelona, ​​sin una explicación real. Dimos a todos los clientes que las compraron un 10% de descuento para tratar de calmar la ira”, dijo Ben Hyman, director ejecutivo de Revival Rugs en Oakland, California.

“Teníamos 200 o 300 clientes esperando una lámpara de araña de alambre tejido que se enviaba desde la India y se esperaba en cuatro o cinco meses”, dijo Brownlee Currey, director ejecutivo de Currey & Company en Atlanta.

Terminaron siendo 9 o 10 meses. Seguimos ordenando más mientras tanto, y cuando finalmente los enviaron, obtuvimos un envío enorme”.

La mala noticia es que la situación no mejorará pronto: “Los expertos dicen que tal vez en 2023”, dijo Allegrezza.

¿Las buenas noticias? Los diseñadores de interiores están ideando soluciones creativas.

“Obtengo más cosas hechas a la medida por artesanos locales, como pequeñas mesas auxiliares y piezas de tapicería, porque así no tienes que preocuparte por el envío”, dijo Courtney Sempliner, diseñadora de interiores en Port Washington, NY, a quien llamé para pedir consejo. “Tenemos la suerte de tener muchos artesanos locales en Brooklyn, Queens y el norte del estado”.

“¿Quiénes son algunos de sus proveedores favoritos?”, pregunté.

“Lo siento, no puedo compartir mis fuentes, es demasiado peligroso, porque no quiero que se sientan abrumados”, dijo Sempliner. “Pero aquí hay otros consejos: Compre muestras de piso en las salas de exhibición, o retapizar algo que ya tienes; el tiempo de espera es mucho más corto”.

Gage, la diseñadora de interiores en Filadelfia, dijo que una forma rápida de ahorrar semanas de espera es evitar las telas personalizadas. “Donde en el pasado podíamos elegir una tela personalizada para un sofá y esperar a que la tela fuera enviada por el fabricante, ahora elegimos una tela estándar para un sofá”, dijo.

Otras estrategias: si está comprando en línea y ve que un artículo que desea está en existencias, pídalo de inmediato. “No espere hasta el día siguiente, porque quién sabe si todavía estará disponible”, dijo Budd, diseñadora de interiores en Toronto.

Los muebles de madera vintage únicos en su tipo de sitios como 1 stdibs, Chairish y Etsy son otra opción.

“Las mesas de café y consolas vintage son buenas porque si son piezas de alta calidad, conservan su valor. Solo asegúrese de pedirle al vendedor muchas fotos tomadas desde todos los ángulos para asegurarse de que no haya daños”, dijo Joy Williams, un diseñador de interiores en Chicago.

Lo principal es mantener cierta perspectiva: son solo muebles.

En el caso de mi madre, nueve meses después de que ordenara su mecedora, finalmente llegó el repartidor, el pobre repartidor. El día señalado, los cuatro niños nos reunimos alrededor de su carretilla, esperando una emoción como la mañana de Navidad.

Con una floritura, el repartidor desenvolvió el paquete, para revelar una silla tapizada con la tela incorrecta. Pasaron otros nueve meses antes de que lo hicieran bien.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

Cocinas con islas dobles: ¿alguien realmente necesita dos?

Las lecciones financieras que dejó el covid a quienes regresaron a casa de sus padres

Los pagos hipotecarios no habían sido tan inasequibles desde 2008

Reciente