↞ ESPACIO ABIERTO ↠

Síudad:

«Las acciones clave que proponemos para crear ciudades guatemaltecas prósperas son: invertir en desarrollos de uso mixto, eficientizar el acceso a servicios compartidos, diseñar espacios públicos y privados inclusivos, integrar sistemas interconectados de movilidad y generar mecanismos efectivos de participación ciudadana»

Paulina de la Riva y Julián Castillo nos cuentan sobre Síudad, empresa de consultoría urbana que busca mejorar la vida en ciudad a través de sus servicios de recolección y análisis de datos, consultoría de diseño urbano y facilitación de talleres y experiencias de aprendizaje.

Además, brindan detalles sobre su proyecto piloto “La Nueva Ciudad Vieja”, una propuesta de un distrito sano, seguro y sostenible con el que buscan crear una estrategia que sea replicable para cualquier barrio en la ciudad y así impulsar diferentes núcleos autosuficientes alrededor de toda el área metropolitana.

¿Cómo surge el proyecto Síudad? 

Julián Castillo (JC): Síudad nace con la convicción y el entusiasmo de que podemos mejorar la vida en las ciudades guatemaltecas. Convencidos que se pueden diseñar mejores ciudades en Guatemala, creamos una experiencia de aprendizaje inmersiva en la Universidad Francisco Marroquín. Desde el 2020, exploramos conceptos de urbanismo, libre mercado, economía y emprendimiento. Junto a estudiantes de distintas disciplinas, estudiamos dinámicas urbanas actuales, cuestionándolas y proponiendo soluciones que respondan a las necesidades del mercado. 

El curso incluye una fase de investigación en la que los estudiantes recopilan y analizan datos en visitas de campo para diseñar propuestas de impacto que mejoren la vida de los guatemaltecos.

Suscríbete a

Hemos colaborado con más de 250 estudiantes, creando junto a ellos experiencias de aprendizaje únicas, llevando a cabo recorridos guiados por la ciudad, visitas de sitio, entrevistas, diálogos, talleres de cocreación, análisis de calidad urbana, procesos de prototipado y presentaciones de propuestas. 

 

Paulina de la Riva (PR): El curso ha sido un éxito a lo largo de los años. La gran aceptación e interés de parte de los estudiantes nos hizo reflexionar en cómo podríamos ampliar nuestro impacto, ya que cada vez más notamos un descontento general con las condiciones de vida en las áreas urbanas en Guatemala.

Síudad, 2024

Identificamos señales de mercado, como la gran cantidad de personas que entran todos los días a Ciudad de Guatemala desde otros municipios, generando tráfico, lo que nos demuestra una demanda desatendida por la oferta inmobiliaria actual. También, proyectos y regulaciones contraintuitivas que en vez de incentivar una ciudad próxima, densa, eficiente y productiva, fomentan el desplazamiento suburbano y la dependencia al vehículo, deteriorando así la calidad de vida de millones de guatemaltecos.

Es así como consolidamos esta empresa de consultoría urbana para asesorar a desarrolladores, municipalidades y ciudadanos que están dispuestos a mejorar la vida en ciudad.

Proporcionamos herramientas y metodologías para poder crear desarrollos y proyectos más rentables, deseables y seguros. Con nuestros servicios, nuestros clientes pueden esperar un aumento en el valor de sus propiedades, tasas de alquiler más altas, aumento en el flujo de peatones, mejoras en condiciones de seguridad, eficiencia en costos, mejora de la imagen de la marca y atracción de turismo e intercambio económico.

¿Qué tipo de soluciones plantean? 

— PR: Abogamos por múltiples núcleos y centros urbanos que respondan a las necesidades de sus residentes. Tener diferentes barrios y distritos autosuficientes a lo largo del área metropolitana reduce los tiempos y costos de traslado y proporciona una gama más amplia de opciones y estilos de vida.

Síudad, 2024

La idea es que, en el área en donde yo viva, pueda conseguir todo lo que necesito a una distancia próxima y que tenga la libertad de escoger cómo moverme de manera segura, fácil y cómoda.

Algunas de las acciones clave que proponemos para crear ciudades guatemaltecas prósperas son: invertir en desarrollos de uso mixto, eficientizar el acceso a servicios compartidos, diseñar espacios públicos y privados inclusivos, integrar sistemas interconectados de movilidad y generar mecanismos efectivos de participación ciudadana.

“Creemos que las ciudades están hechas de espacios públicos y privados. Tiene que haber una armonía entre ellos para que una ciudad sea funcional.”

«Las ciudades son los polos de oportunidad de los países en donde las personas pueden mejorar su calidad de vida.”

Nos conviene estar cerca de otros. Hace más sentido ecológicamente, financieramente y nos vuelve más eficientes. Además, es más divertido. Las ciudades son diversas culturalmente y atraen talento y capital humano, lo que enriquece los intercambios y nos permite conocer a nuevas personas. El reto está en cómo las diseñamos y con qué mentalidad las abordamos.

JC: Estas soluciones sí son viables. Especialmente en áreas como el Corredor Central (del Mapa en Relieve en zona 2 al Monumento a Juan Pablo II en zona 14), donde se concentra la mayor cantidad de empleos, servicios y actividades comerciales.

Hemos identificado que la densidad poblacional del Corredor Central es baja. Esto es lo que crea una gran afluencia vehicular en “horas pico”. La mayoría de las personas que trabajan, estudian y suplen sus necesidades en las áreas centrales de la ciudad, no viven ahí, sino que viven lejos. Es por esto que pasamos horas en el tráfico.

La densidad es un concepto importante a entender, ya que es un pilar para crear ciudades más eficientes. La Ciudad de Guatemala tiene muy poca densidad a comparación de otras ciudades alrededor del mundo. Es ahí donde tenemos un gran potencial de mejora: crear vivienda donde ya están los trabajos y mejorar los servicios necesarios para atender esa densidad. Esto permitirá acercar las distancias y facilitar movilidad blanda y transporte colectivo, especialmente dentro Corredor Central, que es relativamente plano a comparación de otras partes de la ciudad. Aunque no se pueda construir en los barrancos (que corresponden al 42%), estos proveen muchos servicios ecosistémicos como la regulación de temperatura, conservación de biodiversidad y pueden convertirse en amenidades verdes para la población, así como posibles conectores ciclo peatonales.

La idea de que ya no cabemos dentro de la ciudad es errónea. La clave es cómo nos organizamos mejor para que tengamos lo mejor de los dos mundos: proximidad y amenidades. Es importante tener todo cerca y a la vez contar con áreas recreativas como parques, museos y otros servicios compartidos que hagan de la experiencia de vivir en ciudad agradable, emocionante y gratificante. El desarrollo de este tipo de amenidades sí puede ser rentable para los desarrolladores y de gran beneficio para todos los ciudadanos. 

Para nuestro proyecto piloto, hemos identificado un barrio que es céntrico y tiene todas las condiciones para facilitar que la gente viva y trabaje cerca. Es el barrio de Ciudad Vieja, en la zona 10 de la Ciudad de Guatemala. Tiene una historia muy valiosa desde el origen de la ciudad, pero sus condiciones actuales no incentivan la inversión ni el desarrollo. En Síudad, abordamos estos retos como grandes oportunidades.

Aparte de ser una zona céntrica, cuenta con un espacio público de mucho potencial, variedad de servicios ya existentes y con terrenos con potencial edificable catalogados como G4 y G5. Esto representa una enorme oportunidad de inversión para desarrolladores, quienes podrían beneficiarse al crear proyectos de uso mixto y explorar las posibilidades de vivienda estudiantil, turismo hospitalario y crear un barrio atractivo, caminable, seguro y próspero. El objetivo es poder, junto a los vecinos, crear una propuesta que le de vida nuevamente al barrio y crear una estructura metodológica que pueda ser replicable en otras áreas urbanas.

¿Nos podrían ampliar sobre las clasificaciones de terrenos?

JC: El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de la Ciudad de Guatemala utiliza criterios para catalogar terrenos y facilitar el desarrollo de los mismos. En este caso, G4 y G5 son las zonas generales que permiten la mayor edificabilidad en la ciudad. Es importante aprovechar estos terrenos en los que se puede construir más para aumentar la densidad en nuestra ciudad y promover la mixtura de usos en desarrollos. 

Actualmente, se acostumbra a construir edificios altos en terrenos G4 y G5, pero estos suelen depender del carro. Así como van para arriba, van para abajo con sótanos de parqueo. Este también es un problema regulatorio, ya que existen requerimientos de parqueos que encarecen los desarrollos y por ende los precios de las unidades de vivienda. 

PR: El tráfico es un problema tangente que afecta a toda la población de manera directa o indirecta. Tener uno o varios carros no solo representa un gasto fijo, sino que pasar tantas horas en el tráfico disminuye nuestra productividad e impacta negativamente nuestra salud y bienestar. Se gastan millones de quetzales en pasos a desnivel y otras infraestructuras orientadas al carro que solo aumentan los problemas y vuelven nuestras calles aún más hostiles y menos caminables.

Nos gusta utilizar la metáfora de una persona con sobrepeso tratando de adoptar un estilo de vida más sano. Las soluciones más fáciles y a corto plazo son comprarse ropa más grande y abrirle más hoyos al cincho, (estos son los pasos a desnivel y las ampliaciones de carriles). Para resolver un gran problema, se necesitan muchas pequeñas soluciones que estén integradas entre sí y alineadas a una estrategia.

En Síudad, le apostamos a la conectividad, a la movilidad blanda y a la libertad de poder elegir cómo movernos. Le apostamos a los desarrollos de usos mixtos y a los espacios verdes dentro de la ciudad.

¿Cómo se resuelve el tema del agua? La ciudad está creciendo de forma exponencial y el servicio es cada vez más limitado.

JC: Hay que entender que el consumo es menor en un apartamento que en una casa. Por lo que vivir en ciudades es más eficiente que vivir en los suburbios. Además, necesitamos invertir en los sistemas de saneamiento, incluyendo el tratamiento de los drenajes y los desechos que generan las ciudades. Para crear esta infraestructura necesitamos el involucramiento de las personas que viven y vivirán en la ciudad. 

Al aumentar la densidad, disminuye el costo per cápita de estos servicios de saneamiento, recolección de basura, tratamiento de aguas, etcétera. También podemos implementar otro tipo de tecnologías como la captación del agua de lluvia y la creación de reservorios de agua. 

Agua hay, solo tenemos que tratarla mejor. En Guatemala, llueve el 66% del año, existen ciudades prósperas con condiciones climáticas mucho más complicadas. Tenemos que saber aprovechar y cuidar de nuestros recursos y ser más estratégicos en cómo los usamos. En vez de que cada edificio tenga un pozo independiente, puede haber pozos por distrito o por barrio. Eso va a aumentar los recursos económicos para eficientizar la gestión, administración y mantenimiento de estas infraestructuras de agua. 

PREstamos convencidos de que aún estamos a tiempo para hacer los cambios que necesitamos para mejorar la vida en las ciudades. Depende de una mentalidad positiva y la capacidad que tengamos de colaborar y enfocar nuestros esfuerzos en crear entornos urbanos más próximos, sanos y sostenibles. 

Podemos empezar hoy, y cada acción cuenta, porque las ciudades son personas y un reflejo de nuestras acciones. 

La ciudad del futuro no es un sueño lejano. Está aquí, es ahora y empieza con Síudad.

Súmate a la mentalidad del sí y transformemos juntos la vida en ciudad:

Página web: www.siudad.org
Correo electrónico: hola@siudad.org
LinkedIn: https://www.linkedin.com/company/siudad/
Instagram: https://www.instagram.com/siudadgt/ 

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente