Los tres impuestos que muchos olvidan al negociar un inmueble en México

Cuando se compra un inmueble se piensa en el pago de un enganche y la cuota mensual, ¿y los impuestos qué?
Imagen: Inmueble24

Cuando se adquiere un inmueble (y eso pasa en muchos lugares del mundo), se piensa únicamente en que se debe dar una cantidad como enganche o el pago de las cuotas mensual, y no en que hay otros gastos. Sí, se deben pagar impuestos, algo que no solemos tomar en cuenta.

Como comprador de un bien inmueble en México, según la plataforma inmobiliaria Lamudi, estos son los tres impuestos que debes pagar:

El ISAI

Cuando compras una propiedad en México debes pagar el Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI).

Las tasas de este impuesto son diferentes en cada estado del país mexicano, y dependiendo del lugar en donde se encuentra la casa, apartamento o terreno, este impuesto va del 2 % al 4,5 % sobre el valor de la operación reflejada en la Escritura Pública.

Suscríbete a

“El pago de los impuestos es proporcional al precio de compra de la propiedad, y este monto deberá quedar registrado en un acta. Al momento en que se hace la venta de la propiedad y se firma ante un notario, este tiene la obligación de retener el pago de ISAI, para posteriormente reportarlo y pagarlo a la autoridad correspondiente”,  detalló Daniel Narváez, Marketing VP de Lamudi.

El Predial

Otro  impuesto a considerar es el Predial, el impuesto anual a la propiedad. No olvides que este impuesto se debe pagar cada año antes del 31 de marzo y su monto se calcula tomando en cuenta el tamaño y ubicación de tu propiedad.

Los expertos de Lamudi te dan un hack: si pagas el predial entre enero y febrero, el gobierno te concede un descuento. El porcentaje de descuento depende del estado del país en el que se encuentre tu inmueble y puede variar entre el 6 y 10 %.

El ISR

Recuerda que, si deseas rentar tu propiedad para obtener una ganancia, debes pagar el impuesto sobre la renta (ISR). Este impuesto se toma directamente de las ganancias que estés obteniendo.

Si eres tú el que adquiere una propiedad, el vendedor es quien paga el ISR, ya que está obteniendo ganancias de una transacción comercial con un inmueble. Esto quiere decir que tú no debes pagarlo, a menos de que después vendas o rentes dicha propiedad.

Advertencia sobre el ISR

Te advertimos que hay prácticas que son ilegales como “escriturar” con un precio de compraventa más bajo para «ahorrar» una parte del impuesto. Esto obviamente no es recomendable.

«Como dijimos —señalan desde Lamudi— es ilegal. La persona que compra el bien raíz le genera un costo fiscal más bajo que puede repercutir el día que venda la propiedad en un ISR mayor, porque su costo fiscal base para el cálculo del ISR que le puede generar la plusvalía es más bajo».

No está de más leer:

Oceanix Busan, la primera ciudad flotante y sostenible del mundo

La modelo Elle Macpherson vende su mansión en Miami por US$29 millones

Los consejos del arquitecto Jaime Salvá para construir una vivienda sostenible

Temas relacionados