Evergrande: 5 claves para entender la crisis del endeudado gigante inmobiliario chino

Las últimas semanas han sido especialmente turbulentas para Evergrande, que divulgó pérdidas superiores a US$81.000 millones desde 2021.
logo gigante inmobiliario chino evergrande
El logo de Evergrande, en una fotografía de archivo. Foto: EFE/Alex Plavevski

El supuesto arresto domiciliario de Hui Ka-yan, el fundador y presidente del endeudado gigante inmobiliario chino Evergrande, o las dificultades que enfrenta la compañía para sacar adelante su plan de reestructuración son los últimos capítulos de una crisis que data de hace más de dos años.

Estas son algunas claves para entender qué está sucediendo con la empresa, que llegó a ser la mayor promotora inmobiliaria de China:

1. El estallido de la crisis

Todas las alarmas saltaron a mediados de 2021, cuando el gigante inmobiliario chino incurrió en el impago de su deuda extraterritorial (offshore) en un momento en el que arrastraba un pasivo superior a los US$300.000 millones, dando pie a cientos de litigios y a una coyuntura de gran incertidumbre en el sector por una posible quiebra.

Como muchas otras promotoras chinas, desde el ‘boom’ inmobiliario de finales de los 90, Evergrande dependía en buena medida de altos niveles de apalancamiento y de ventas sobre plano para seguir sacando adelante sus promociones.

Suscríbete a

Incluso, algunos analistas estimaron que la firma tenía 1,4 millones de viviendas vendidas antes de su construcción cuando estalló la crisis, equivalente a más de US$200.000 millones.

2. Las ‘tres líneas rojas’

Entre las causas de la crisis inmobiliaria china destacan las llamadas ‘tres líneas rojas’, regulaciones impulsadas en 2020 que buscaban limitar el acceso a financiación a aquellas promotoras que:

— Acumulasen un pasivo excesivo

— Superasen ciertos niveles de apalancamiento

— No dispusieran de liquidez suficiente para hacer frente a las deudas a corto plazo.

Esto hizo que múltiples firmas del sector se enfrentasen a una crisis de liquidez que se sumó a las restricciones aplicadas en aquellos años para “enfriar” el alto precio de las viviendas, en línea con el principio del presidente del país, Xi Jinping: “Las viviendas son para vivir en ellas, no para especular”.

3. El mercado no responde

El frenazo del crecimiento tras el ‘cero covid’, el propio peso del sector inmobiliario sobre del PIB y la desconfianza de los compradores se han traducido en un frenazo del mercado que preocupa no solo a las promotoras, sino también a las familias, las cuales ven la vivienda como un importante vehículo de inversión.

Ante la coyuntura, los reguladores han respondido en los últimos meses con numerosas medidas de apoyo al sector, garantías a la entrega de viviendas vendidas sobre plano y la retirada de múltiples de las citadas restricciones, pero el mercado no está respondiendo.

Según cifras oficiales, las ventas comerciales medidas por área de suelo descendieron un 5,3 % en el primer semestre, tras desplomarse un 24,3 % en 2022.

4. El plan de reestructuración, en peligro

Evergrande presentó en marzo una propuesta para reestructurar casi US$20.000 millones de deuda ‘offshore’ impagada, pero aplazó en varias ocasiones las votaciones en las que sus acreedores decidirán al respecto.

La última de ellas fue la semana pasada, aduciendo una evolución de las ventas peor de lo esperado y la consiguiente necesidad de una “reevaluación” del plan.

La compañía esperaba tener el apoyo de sus acreedores antes del 1 de octubre y finalizar con el proceso hacia mediados de diciembre.

Por el momento, solo ha logrado algo más del 30 % de los votos para un importante segmento de deuda (“clase C”) valorado en unos US$13.000 millones, aunque sí tiene ya la luz verde para otros dos tipos.

5. Vuelven las turbulencias

Las últimas semanas han sido especialmente turbulentas para el gigante inmobiliario chino Evergrande, que divulgó pérdidas superiores a US$81.000 millones desde 2021.

Asimismo, reactivó la cotización de sus acciones en Hong Kong tras año y medio suspendidas. Cayó un 8,6 % en el último mes y casi un 99% desde su pico máximo, en octubre de 2017.

Más allá del supuesto arresto domiciliario a su fundador, el grupo presentó una solicitud de bancarrota en EE. UU.

Esto último, ha alertado de la imposibilidad de emitir nuevos títulos de deuda por la investigación de los reguladores a su principal subsidiaria en China.

Además, se ha enfrentado a la detención de empleados de su filial de gestión de patrimonio y ayer volvió a congelar sus acciones.

Con información de: EFE

Contenido relacionado:

Evergrande congela acciones tras el arresto domiciliario de su presidente

Evergrande pierde un 87 % al volver a cotizar en la Bolsa de Hong Kong

Otra filial de Evergrande vuelve a cotizar tras más de un año y cae un 50 %

Temas relacionados