Francia quiere acabar con los beneficios fiscales de los alquileres turísticos

El plan busca aumentar la oferta para el mercado residencial y favorecer el acceso a la propiedad.
En la actualidad los propietarios de viviendas turísticas pueden reducirse el 70 % de los ingresos. Foto: John Towner/Unsplash

El Gobierno de Francia pretende acabar con los beneficios fiscales de los que se benefician los propietarios que alquilan viviendas en alquileres turísticos, dentro de su plan para aumentar la oferta para el mercado residencial y favorecer el acceso a la propiedad.

El ministro de la Vivienda, Olivier Klein, afirmó que trabaja «en la fiscalidad más equivalente posible» entre el alquiler turístico y el destinado a los residentes, en una entrevista con la emisora France Info.

Klein precisó que la primera ministra de Francia, Élisabeth Borne, que esta tarde del lunes 5 de junio presenta un amplio plan de vivienda, va a lanzar «una reflexión» sobre la fiscalidad.

Eso incluye, en particular el hecho de que los propietarios de apartamentos o viviendas turísticas pueden deducirse el 70 % de los ingresos, algo que no ocurre en el mercado residencial.

Suscríbete a

 

Más beneficiados

El ministro avanzó que se va a ampliar el dispositivo llamado Garantie Visale que permite a los jóvenes de hasta 30 años o a trabajadores con salarios de hasta 1.500 euros mensuales, unos US$1.600, que no disponen de garantías financieras obtener una cobertura pública que asegura al propietario que recibirá los alquileres durante toda la duración del contrato.

El objetivo es que dos millones de personas puedan beneficiarse entre 2023 y 2027, frente a los 882.000 que se han firmado desde su creación en 2016.

También recordó que está en tramitación parlamentaria una nueva limitación de los alquileres al 3,5 %, como la que está en vigor hasta el 30 de junio, para un año más.

Hizo notar que si no se prolongara ese techo, la subida en las revalorizaciones anuales sería del 6 %.

Un riesgo en el sector de vivienda de Francia

Klein reconoció que con la vivienda «hay un riesgo de bomba social» por las dificultades que tienen muchas personas para encontrar un techo abordable y por eso su Gobierno está dispuesto a actuar.

Para favorecer el acceso a la propiedad, avanzó que se va a mantener hasta 2027 el llamado préstamo a tipo cero (PTZ, en sus siglas en francés), que se otorga en complemento a otro préstamo hipotecario a personas que tienen hasta un determinado nivel de ingresos.

El PTZ, que debe servir para la compra de una residencia principal se limitará a partir de ahora a los apartamentos nuevos en zonas consideradas en tensión o a viviendas de segunda mano, pero a condición de que se haga una renovación.

Es decir, que ya no se podrá utilizar para la adquisición de casas individuales nuevas. El ministro hizo notar que a ese mecanismo se dedicarán 600 millones de euros anuales, unos US$642 millones, de dinero público.

El Gobierno quiere dar un impulso al llamado Contrato Real Solidario (RBS) por el que se separa la propiedad del bien construido del solar, que queda en manos públicas, lo que reduce el precio que hay que pagar para la adquisición de una vivienda.

Con información de: EFE

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

ChatGPT revela cuáles son las 5 ciudades más feas de Latinoamérica

Así es la casa prefabricada del futuro y sostenible diseñada por Norman Foster

Construcción prefabricada en Europa tendrá un fuerte crecimiento

Temas relacionados