5 grandes preguntas que se plantea el sector inmobiliario en 2024

La disrupción y la incertidumbre son un estándar en un mundo que continúa enfrentando desafíos económicos y políticos.
Una preocupación son los edificios de oficinas que se dirigen a la obsolescencia. Foto: Charles Forerunner/Unsplash

El sector inmobiliario se enfrenta a grandes preguntas para el 2024, y la firma internacional de servicios inmobiliarios, JLL, responde algunas de las inquietudes.

Desde las preocupaciones sobre la productividad de una fuerza laboral híbrida y cómo obtener ventaja con la inteligencia artificial, hasta el enigma actual de qué hacer con los edificios de oficinas que se dirigen a la obsolescencia, los inversionistas y los ocupantes corporativos tienen muchas cosas en las que pensar.

JLL profundiza en algunos de los problemas más importantes que enfrentará la industria de bienes raíces comerciales en 2024.

1. ¿El híbrido realmente funciona?

Luego del experimento del trabajo híbrido, muchas empresas temen que no esté dando resultados.

Suscríbete a

Impulsar la productividad es una de las tres razones principales por las que los empleadores alientan a las personas a trabajar desde la oficina, según una investigación reciente de JLL. Sienten que es necesario maximizar la colaboración y la innovación.

«Los empleadores asocian el trabajo in situ con importantes beneficios, como la conexión social y los vínculos culturales», dice Flore Pradere, directora de investigación de dinámica laboral global. «Lo ven como un factor que contribuye significativamente al desempeño de los empleados».

Pero hay cuestiones contradictorias desde el punto de vista de los empleados. Casi la mitad de la fuerza laboral cree que son más productivos en casa.

«El ruido de la oficina y la falta de privacidad son problemas importantes que desalientan a muchos empleados a regresar», afirma Pradere. La gente dice que no pueden concentrarse y eso afecta su trabajo.

La respuesta, entonces, es que se necesita más trabajo para acercar las expectativas. Una gran parte de ello será la creación de oficinas que brinden lo que se necesita para una fuerza laboral híbrida. Para Pradere, los datos de uso de la oficina y el diseño centrado en el ser humano son claves para descifrar el código de rendimiento.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por JLL Mexico (@jllmexico)

2. ¿Pasará la IA de la exageración al hábito?

La IA, y el futuro que ha llegado a representar, ha arrasado en el mundo. Está creando un auge laboral para habilidades relacionadas. Las industrias inmobiliarias, como los centros de datos, se han expandido debido a las expectativas de crecimiento.

Pero a medida que el entusiasmo inicial se desvanece, las organizaciones luchan por encontrar la manera de aprovechar plenamente la tecnología para impulsar sus objetivos futuros.

No falta convicción por parte de los inversores, desarrolladores y ocupantes, que coinciden en que se encuentra entre las tres principales tecnologías que cambiarán las reglas del juego inmobiliario en los próximos años, sobre todo para descarbonizar el sector inmobiliario.

«Se está convirtiendo en la norma utilizar la IA para simplificar el trabajo con datos complejos, ya sean financieros, contractuales o los vastos conjuntos de datos generados por edificios inteligentes», afirma Yao Morin, director de tecnología de JLLT.

Sin embargo, advierte que a medida que el uso de la IA se vuelve más común, las empresas deben tener en cuenta las diversas regulaciones sobre IA que siguen surgiendo en todo el mundo, en relación con la calidad de los datos, los derechos de propiedad intelectual, la privacidad y la seguridad de los datos.

3. ¿Habrá suficientes oficinas netas cero?

La demanda de bienes raíces que ayuden a las organizaciones a alcanzar sus objetivos netos de carbono cero (NZC) está aumentando. Pero por ahora no hay suficiente espacio, especialmente en el sector de oficinas, para acomodar a todos.

En EE. UU., la oferta de espacios de trabajo con bajas emisiones de carbono será inferior a 57 millones de pies cuadrados para 2030, mientras que ninguna ciudad de la región de Asia Pacífico tiene una oferta adecuada. En Europa, la baja demanda de construcción en Nueva Zelanda está superando la oferta en un factor de tres a uno.

«La brecha entre la oferta y la demanda no hará más que ampliarse», afirma Guy Grainger, director global de Servicios de Sostenibilidad y ESG de JLL.

«Está creando oportunidades para que los desarrolladores e inversores con visión de futuro consideren la posibilidad de modernizar los edificios de oficinas existentes con la perspectiva de alquileres más altos en el corto plazo y proteger el valor en el largo plazo».

Grainger señala que los argumentos comerciales a favor de los edificios sustentables nunca han sido tan fuertes.

4. ¿Qué sigue para la inversión inmobiliaria?

La inversión en bienes raíces comerciales se encuentra en las primeras etapas de una importante reasignación de capital.

«Dependiendo de la ubicación, es justo decir que la diversificación tomará diferentes formas», dice Sean Coghlan, director global de Mercados de Capital. «E, incluso, para aquellos sectores que actualmente están en desgracia, todavía vemos un lugar para carteras globales y diversificadas».

Para las nuevas estrategias, Coghlan dice que el despliegue será un obstáculo, dados los diversos grados de barreras de entrada, competencia y estrategias de atracción. «Eso realmente refuerza la necesidad de que los inversores actúen con agilidad y tengan conectividad con el mercado en tiempo real».

A medida que surja una imagen más clara, será necesario evaluar las tenencias existentes de los inversores, añade.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por JLL (@jll)

5. ¿Se convertirán los inversores en conversos?

Si bien las tasas de desocupación de oficinas alcanzan un máximo histórico y abunda la escasez de viviendas, los inversores y propietarios se preguntan qué hacer con los edificios que ya no están en su mejor momento.

Convertir estos espacios en apartamentos, laboratorios de ciencias biológicas, hoteles de lujo, centros de datos o incluso granjas verticales se está convirtiendo en opciones cada vez más atractivas.

«Con muchos edificios ahora obsoletos -si es que aún no están fuera de uso- y otros simplemente no logran generar rendimientos adecuados, las conversiones están cada vez más en juego», dice Walid Goudiard, Jefe de Servicios de Proyectos y Desarrollo, EMEA.

Añade que a medida que se finalizan más proyectos de reutilización, los desarrolladores adquieren una experiencia valiosa. La financiación también es cada vez más fácil de conseguir.

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer: 

China apoyará al mercado inmobiliario por dificultades económicas

La élite de China se interesa por Japón para establecer su nuevo hogar

Casa Fiore: nueva torre de apartamentos en la zona 10

Temas relacionados