Inversionistas hoteleros prefieren comprar propiedades para renovarlas

Las presiones inflacionarias, el aumento de los costos de construcción y los pocos préstamos de desarrollo disponibles impulsan esta medida. 
Los inversionistas en hoteles se están alejando de los nuevos desarrollos a la luz de los costosos préstamos para la construcción. Foto: Marten Bjork/Unsplash

Los inversionistas hoteleros están optando por realizar renovaciones en los complejos en lugar de emprender nuevas construcciones, como una alternativa para impulsar el valor de los activos, a medida que crece el turismo.

Esto lo reveló JLL, una empresa global de servicios inmobiliarios comerciales.

“Los inversionistas en hoteles se están alejando de los nuevos desarrollos a la luz de los costosos préstamos para la construcción y el aumento vertiginoso de los precios de los materiales y la mano de obra”, indicó la encuesta reciente de JLL.

Se advirtió que los empresarios hoteleros están comprando complejos con la intención de mejorarlos.

Suscríbete a

Toda vez que el 80 % de los inversionistas encuestados afirmaron que están buscando oportunidades de inversión de valor añadido en el sector.

«Muchos inversionistas ahora prefieren comprar activos ya existentes que necesitan renovación, reposicionamiento o cambio de marca, ya que las perspectivas de rentabilidad suelen ser mucho más atractivas».

Así lo afirmó el director general de Asesoramiento y Gestión de Activos de JLL Hotels & Hospitality Group, Xander Nijnens.

Añadió que las estrategias se deben en gran medida a las presiones inflacionistas, con el aumento de los costos de construcción y con pocos préstamos de desarrollo disponibles.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de JLL (@jll)

Alzas para inversionistas hoteleros

Los costos de desarrollo aumentaron entre un 10 % y un 30 %, según los inversionistas hoteleros encuestados por JLL.

Mientras que los préstamos para nuevas construcciones se volvieron más difíciles.

Un ejemplo es que, en febrero pasado, el gestor australiano de fondos hoteleros Pro-Invest adquirió el Primus Hotel Sydney.

Luego lo reabrió como el hotel boutique de lujo Kimpton Sydney tras una reforma, ofreciendo experiencias culinarias innovadoras y una nueva programación de estilo de vida.


«Estas operaciones son mucho más fáciles de financiar y se comercializan con mayor rapidez, en comparación con la construcción de un nuevo desarrollo desde cero, que puede llevar entre 24 y 36 meses», afirmó Nijnens.

Añadió que las mejoras o remodelación de los hoteles deben tener en cuenta la evolución de las tendencias de los huéspedes.

Por ejemplo la duración media de la estancia, el tipo de clientela o la difuminación de las líneas entre los viajes de negocios y de placer, y cómo repercutirá en el diseño general del hotel.

Con información de: realestatemarket.com.mx

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

Estas son las ventajas de un alquiler con opción a compra en España

La ciudad de Rosario debuta con su primer bus reconvertido a eléctrico

Las tres ciudades más caras del mundo para vivir en 2022, según The Economist

 

Temas relacionados