Nueva York prohíbe los alquileres que duran menos de 30 días

Los residentes que violen las reglas podrían enfrentar multas de hasta US$5.000 por infracciones reincidentes.
airbnb en nueva york
Los partidarios de Airbnb muestran su apoyo a la compañía durante un mitin en los escalones del Ayuntamiento de Nueva York en la ciudad de Nueva York el 30 de octubre de 2015. Foto: Andrew Burton/ AFP

Nueva York limitó los alquileres que duran menos de 30 días a plataformas como Airbnb, Vrbo y Booking.com, luego de la entrada en vigencia de leyes más estrictas sobre el alquiler temporal de los hogares.

The New York Times publicó que “se espera que la medida conduzca a la eliminación de miles de listados de las plataformas. Es el último y potencialmente más trascendental acontecimiento en la disputa de años entre las grandes ciudades y las empresas de viviendas compartidas”.

Desde el 5 de septiembre los residentes que violen las reglas podrían enfrentar multas de hasta US$5.000 por infracciones reincidentes, y para las plataformas las penalidades serían de hasta US$1.500 por transacciones que involucren alquileres ilegales.

Las nuevas regulaciones, que la ciudad comenzará a hacer cumplir después de una serie de impugnaciones judiciales, también exigen que los anfitriones se registren ante la alcaldía para poder alquilar a corto plazo.

Suscríbete a

Requisitos para estancias de corta duración

Para cobrar las tarifas asociadas con las estancias de corta duración las empresas intermediarias deben comprobar que esa solicitud de registro haya sido aprobada.

Hasta el pasado 28 de agosto la ciudad había recibido alrededor de 3.250 solicitudes de registro y sólo se habían aprobado 257.

La ciudad dijo que no sacaría a los huéspedes de alquileres ilegales a corto plazo a menos que hubiera riesgos para la salud o la seguridad en el apartamento. Las reservaciones actuales quedan vigentes, pero a partir del 2 de diciembre serán canceladas y reembolsadas, según Airbnb.

Quejas sobre alquileres a corto plazo

La alcaldía de Nueva York sostiene que la proliferación de alquileres a corto plazo a través de Airbnb y otras plataformas contribuyeron a subir los alquileres y alimentaron la escasez de viviendas en la ciudad aumentando la indigencia, además de representar una competencia desleal para la industria hotelera.

También algunos vecinos dicen con los alquileres a corto plazo en sus edificios conllevan un mayor riesgo de delincuencia, ruido excesivo y problemas de limpieza.

Airbnb alega que las nuevas reglas equivalen a una “prohibición de facto” de la plataforma, y otros críticos dicen que la ciudad está cediendo al lobby de la industria hotelera y bloqueando opciones más baratas para los visitantes.

Limitantes de las leyes

Durante años, la ciudad ha sostenido que las leyes existentes impiden que las personas alquilen casas a huéspedes por menos de 30 días, a menos que el anfitrión esté presente durante la estancia.

Además, no se permite que se queden más de dos huéspedes a la vez y deben tener fácil acceso a toda la casa.

Pero sigue habiendo numerosos listados de alquileres de apartamentos y casas enteras, y la ciudad ha argumentado que empresas como Airbnb no están vigilando sus plataformas con la suficiente agresividad como para erradicar a los infractores.

Beneficios de la nueva regulación

Christian Klossner, director ejecutivo de la Oficina de Cumplimiento Especial de la Alcaldía de Nueva York, dijo que las nuevas reglas crearían un “camino claro para los anfitriones que siguen las leyes de larga data de la ciudad”.

Las nuevas reglas son un triunfo para el “Hotel and Gaming Trades Council”, una fuerza económica poderosa en la política local que cuenta con 40.000 miembros y es aliada del alcalde Eric Adams y la gobernadora Kathy Hochul, y que ha luchado durante mucho tiempo contra la expansión de las plataformas de alquileres a corto plazo.

En mayo de 2022 se determinó que en Nueva York la cantidad de alquileres a corto plazo disponibles había eclipsado la de los apartamentos ofrecidos para vivir a largo plazo, según una comparación de informes de la empresa inmobiliaria Douglas Elliman y dos sitios de procesamiento de números de Airbnb.

Más de 2 millones de neoyorquinos viven en apartamentos con alquiler estabilizado. Según los críticos de Airbnb, muchos de sus costosos listados entran en esa categoría, sin que lo sepan los caseros ni el público.

Con información de: eldiariony.com

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

Inicia construcción de Lares 16, un proyecto con espacios abiertos

Craftcore, una tendencia que predomina en 2023

Viviendas de más bajo precio atraen a inversionistas en EE. UU.

Temas relacionados