Países Bajos plantea un descuento del alquiler a jóvenes que ayuden en complejos residenciales

El plan consiste en dar un subsidio de 200 euros a jóvenes que acepten mudarse a áreas residenciales para personas mayores.
Se trata de un esquema para promover "la convivencia intergeneracional". Foto: Fons Heijnsbroek/Unsplash

El Gobierno neerlandés puso sobre la mesa un nuevo subsidio por el que ofrece a jóvenes de 18 a 30 años un descuento de hasta 200 euros, unos US$214 al mes en el alquiler si se mudan a complejos residenciales para personas mayores y les ayudan a combatir la soledad, o con tareas domésticas.

Es un esquema para promover «la convivencia intergeneracional» y fomentar un mayor contacto entre los inquilinos jóvenes y los más mayores de la sociedad.

Un planteamiento que sirve para afrontar parcialmente los desafíos que tiene Países Bajos para brindar atención y apoyo a la población que envejece.

Al tiempo el país europeo aborda las necesidades de la generación más joven para encontrar viviendas asequibles.

Suscríbete a

La ministra de cuidados de larga duración y deporte, Connie Helder, lanzó la propuesta y abrió una consulta por internet hasta el 23 de junio para escuchar lo que la gente tiene que comentar sobre este plan, antes de darle luz verde.

Ayuda a mayores en complejos residenciales

Con esta subvención, los alquileres de habitaciones en conjuntos residenciales para personas de tercera edad se pueden reducir en 200 euros al mes para jóvenes inquilinos de entre 18 y 30 años «que quieran contribuir a la calidad de vida e interacción» entre las generaciones.

Esto fomentaría un sentido de comunidad, beneficio mutuo y comprensión.

«Estamos viendo un número relativamente creciente de personas mayores (en el país), una menor cantidad de personal de atención médica para cuidar de ellos, escasez de viviendas y soledad entre los jóvenes. Con este plan, podemos ofrecer viviendas asequibles a los jóvenes, y siempre podrán entablar conversaciones o visitar a alguien en el complejo», describió Helder.

Para las personas mayores, tener a jóvenes viviendo cerca les «brinda más vitalidad» y de paso una «ayuda y apoyo adicionales» si lo requieren.

Por tanto, jóvenes y mayores «pueden significar mucho el uno para el otro y aprender mutuamente, y, además, al vivir juntos uno al lado del otro también se genera un mayor entendimiento entre ellos», explica la ministra.

Plan de cooperación entre joven y anciano arrendador

La idea es que el joven arrendatario y el anciano arrendador lleguen a un acuerdo en el contrato de alquiler sobre cómo podrían cooperar.

En la lista está, por ejemplo, cocinar juntos, ayudar con las pequeñas tareas de la casa, dar un paseo con los residentes, juego de mesa juntos, encargarse de hacer la compra o ayudar con cuidados básicos, y la administración de gotas en ojos.

Mientras el propietario recibe del gobierno 200 euros por habitación alquilada al mes para bajarle el alquiler a los jóvenes inquilinos que accedan a cooperar.

Programa gubernamental

Este año, el gabinete neerlandés destinará 5,2 millones de euros, unos US$5,5 millones, a este programa, y se duplicará el próximo año. Tras esto la cantidad aumentará hasta los 49 millones de euros al año, unos US$52,4 millones.

Según la ministra, el objetivo final es «aumentar la cohesión y la calidad de vida» en las zonas donde residen muchas personas mayores.

El Ejecutivo recuerda que las investigaciones muestran que el contacto intergeneracional, como entablar conversaciones a menudo, jugar y comer juntos, aumenta la salud y el bienestar de las personas mayores.

De los 17,8 millones de habitantes en Países Bajos, unos 3,6 millones tienen más de 65 años. La media de edad en el país es de 42,4 años (en 1975, era de 33,2 años), según la oficina nacional de estadísticas CBS.

Complejos residenciales

Un ejemplo en el que se basa este plan es el complejo residencial Het Ouden Huis, que abrió sus puertas a mediados de 2021.

Una enfermera residente gestiona este complejo, el cual acoge a unas cuarenta personas mayores, en una treintena de casas en alquiler.

El lugar cuenta con cocina compartida y sala de estar, y alberga a dos o tres jóvenes estudiantes, que alquilan una habitación y conviven con los ancianos en el día a día.

Het Ouden Huis es una iniciativa de la red de cuidados Fundis y pensada para luchar contra la soledad entre los ancianos.

Además, es un concepto de vivienda para personas mayores aún independientes y con ingresos bajos o medios que, por ejemplo, han perdido a su pareja.

Con información de: EFE

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

Ai-tana, la asistente inmobiliaria virtual con inteligencia artificial de Colombia

Luto en la arquitectura italiana: Fallece el postmodernista Paolo Portoghesi

7 mitos y realidades sobre la construcción sostenible en Guatemala

 

Temas relacionados