¿Podrán las ciudades alcanzar la neutralidad climática en 2030?

París, Madrid y Ámsterdam se encuentran entre las 100 ciudades que la Unión Europea presiona para que alcancen las emisiones cero neto a finales de la década.
ciudades 15 minutos
Abandonar los carros de combustión, mejorar el transporte público y hacer las calles más transitables a pie podría ayudar a las ciudades en este objetivo. Foto: Jilbert Ebrahimi/Unsplash

¿Será posible que las ciudades alcancen la neutralidad climática en 2030? Es una duda que surge ahora que París, Madrid y Ámsterdam se encuentran entre las 100 ciudades que la Unión Europea (UE) presiona para que logre las emisiones cero neto a finales de la década, antes de lo previsto por sus gobiernos nacionales.

Mientras los gobiernos de todo el mundo prometen poner fin a las emisiones contaminantes de carbono para 2050, decenas de ciudades europeas se han comprometido a conseguirlo para 2030, dentro de solo siete años, menciona una publicación de DW.

Otras como Berlín, que no figura en la lista, celebró en marzo de 2023 un referéndum para adelantar su objetivo a 2030. Sin embargo, el número total de votantes fue demasiado bajo para que se aprobara la ley.

Cambios sin precedentes

Las ciudades que quieran cumplir el objetivo en 2030 tendrán que introducir cambios sin precedentes en la forma en que sus ciudadanos se desplazan, viven, comen y duermen.

Suscríbete a

En sectores como el transporte y los edificios, ya existen las tecnologías necesarias. El camino es mucho menos claro para la industria y la agricultura.

Partidarios y científicos han destacado que el paso a emisiones cero neto cero para 2030 limpiaría rápidamente el aire, haría las calles más seguras y los edificios más confortables.

«Todas esas emisiones de dióxido de carbono no solo causan problemas medioambientales, sino que también limitan nuestro modo de vida», afirma Julia Epp, científica del Instituto Potsdam de Investigación del Impacto Climático (Alemania). Agrega: «Necesitamos ser mucho más ambiciosos».

La razón de la meta

Para mantener la temperatura global por debajo de 1,5 grados, para ello la humanidad debe reducir rápidamente la contaminación. Y los líderes mundiales prometieron intentar limitar el calentamiento global.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático concluyó que el mundo necesita reducir las emisiones de carbono a cero neto a mediados de siglo.

Cero neto significa que las sociedades tienen que absorber tanto carbono como el que emiten a la atmósfera. Pero las tecnologías para eliminar el dióxido de carbono son limitadas y los científicos no están seguros de cuánto pueden absorber.

Sin embargo, este hecho ha llevado a más de 100 países a fijar objetivos de emisiones netas cero en torno a 2050.

También está aumentando la presión sobre los países ricos que más han contaminado, en particular los de Europa y Norteamérica, para que avancen más deprisa.

Aunque 2050 es una media mundial, casi todos los países firmaron el Acuerdo de París sobre el cambio climático, que acepta que los países tienen «responsabilidades comunes, pero diferenciadas».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de IPCC (@ipcc)

¿Qué tan fácil es llegar a cero en 2030?

Reducir las emisiones de una ciudad a cero o acercarse a ello es difícil.

En un sector como el del transporte, las autoridades podrían obligar a abandonar los carros de combustión, mejorar el transporte público y hacer las calles más transitables a pie. Pero electrificar el suministro energético puede requerir cambios que necesiten apoyo regional o nacional.

«Avanzar para conseguirlo en 2030 exigirá una movilización bastante profunda», indica Thomas Osdoba, que dirige el programa de la UE Ciudades NetZero, que apoya a 112 ciudades en su camino hacia el objetivo.

El programa ayuda a sus miembros a superar barreras estructurales, institucionales y culturales, con la idea de que las lecciones de una puedan aplicarse a otra. Como la mayoría de las ciudades acaban de empezar, no está claro qué probabilidades de éxito tienen.

Se trata de un proceso de aprendizaje impulsado por la innovación, afirma Osdoba. «Si un buen número de ciudades son capaces de alcanzar el objetivo tal como se ha especificado, y un número mayor demuestra que son capaces de avanzar mucho más rápidamente hacia el resultado, aunque no lo consigan del todo para 2030, yo calificaría la misión de éxito».

Con información de: Dw.com

¡No te vayas! No pierdas la oportunidad de leer:

“Maya: The Exhibition” exalta el legado maya y honra su actualidad

Un refugio hogareño en medio de un bosque mexicano

España: Precio de la vivienda sube un 2,9 % en el primer trimestre

Temas relacionados