miniciudad
Ciudad Reformadores en Villa Nueva.

Como respuesta a una creciente urbanización y la necesidad de ofrecer soluciones inmobiliarias más eficientes y sostenibles surgen los megaproyectos de usos mixtos. Guatemala ha experimentado un auge recientemente en las miniciudades planificadas que representan una solución para la expansión urbana.

 

En perspectiva. Los desarrollos inmobiliarios de uso mixto son cada vez más utilizados por los desarrolladores en Guatemala. Dentro del segmento están las miniciudades que ofrecen un ambiente urbano dentro de un espacio más compacto y organizado.

  • Estos proyectos intentan tener en un solo espacio todas las soluciones para sus habitantes. Un espacio para vivir, trabajar, recibir educación y recreación.
  • Una característica es contar con infraestructura moderna, servicios básicos, centros comerciales, centros de salud, vivienda, oficinas, área verde e incluso espacios industriales.
  • El diseño de estos espacios se enfoca en la eficiencia y planificación cuidadosa del espacio que permita aprovechar los recursos disponibles y reducir congestión de tráfico. Algo común en las grandes ciudades.

 

Por qué importa. Las miniciudades tienen la habilidad de proporcionar seguridad, comodidad y alta calidad de vida a sus habitantes, gracias al diseño. Según César Ricardo Cano, CEO de Colliers Guatemala en el país están surgiendo por razones puntuales:

  • La Ciudad de Guatemala y su zona metropolitana no cuentan con infraestructura de transporte y vías públicas para que sus ciudadanos de estratos medios o alto caminen y realicen su día a día en espacios urbanos seguros y agradables.
  • “Estos proyectos (Ciudad Cayalá) tienen perímetros de seguridad vigilados. Contrario a otros centros comerciales, dan la percepción de caminar por una ciudad sin estar alerta a robos u otra situación de inseguridad”, señala.

 

Visto y no visto. La capital del país es la metrópoli más grande de Centroamérica y con ello atraviesa uno de los problemas más frecuentes que aquejan a quienes residen en la capital: el tránsito. Una situación que ha pasado a ser un detonar de falta de calidad de vida.

Suscríbete a

  • “Las miniciudades es una tendencia a nivel global. No es tan sencillo llevarlo a cabo en todos los países con la misma proliferación debido a que hay ciudades con un costo de tierra alto”, explica.
  • La Ciudad de Guatemala tiene grandes bancos de tierra que son propiedad de desarrolladores con tierras centenarias. Esto permite un trazo urbanístico más holgado.
  • Los desarrollos de usos mixtos permiten a las personas acceder a compras, servicios médicos, recreativos, educativos y laborales en un solo lugar, son atractivos porque mejoran la calidad de vida.

 

En el radar. Un ejemplo es el caso de Grupo Las Margaritas, durante el 2020 amplió la finca que posee la familia en Ciudad Quetzal, San Juan Sacatepéquez con la intención de desarrollar un proyecto inmobiliario con 11 condominios.

  • El megaproyecto recibe el nombre de “Paseo de los Bosques”, siendo el más grande que desarrolla la empresa, con 400 manzanas correspondientes a la primera fase. Utilizará 20 manzanas para edificar 1,036 apartamentos.
  • “El concepto no fue seguir tendencias, sino con la intención de mejorar lo que hacíamos. Siendo nuestra finca más grande y teniendo más área, nos daba oportunidad para que ‘el lápiz juegue’ y trazar el camino”, comenta Roberto Luna, gerente general de Grupo Las Margaritas.
  • La idea es brindar al usuario final un espacio con un servicio completamente integral: con residencia, trabajo, zonas industriales y recreación. Inclusive está asegurado un espacio de call center y un centro educativo.

 

Entre líneas. Bajo el mismo concepto se desarrollan otros dos proyectos en dos municipios al sur del departamento de Guatemala, que colindan con la metrópoli.

  • Uno de ellos es de Grupo Apolo llamado Ciudad Reformadores, con la finalidad de ser un polo de desarrollo para el más de un millón de habitantes en el área de Villa Nueva.
  • Con una extensión de 125 héctareas, Izaya, proyecto de Grupo Rosul, conforma un máster plan de construcción de áreas residenciales, comerciales, de ocio, salud y educativas en San Miguel Petapa.
  • En el Salamá, San Marcos existe un proyecto similar —de menor escala—, desarrollado por Grupo Las Margaritas. Son 80 manzanas que incluyen opciones de vivienda, escuela, guardería infantil, iglesia, áreas comerciales, mercado, estación de bomberos y de policía.

 

Con información de Revista Inversión Inmobiliaria

 

También te puede interesar leer:

Repensar las ciudades del futuro con cemento verde

Colocan la primera piedra de Parque Portales

Construyendo futuros: adaptar las ciudades a la infancia

Temas relacionados