corredor inmobiliario o comisionista

¿Corredores de bienes raíces o comisionistas?

Cuando inicié en el mundo de bienes raíces, hace ya algunos años, recuerdo haber leído en la publicación de una casa en venta la frase “No comisionistas” debo confesar que en ese momento esa frase para mí fue irrelevante.

Sin embargo, poco tiempo después, en una reunión con unos inversionistas a los que presenté unas propiedades en venta, uno de ellos dijo “No me gusta trabajar comisionistas”.

Hoy, después de trabajar más de 10 años como asesor inmobiliario, entiendo la tan mencionada frase “no comisionistas”. Muchas personas han tenido malas experiencias con personas que sin ninguna preparación y conocimiento dicen ser corredores de bienes raíces.

En el diccionario de estudiante de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la palabra comisionista tiene la siguiente definición:

Suscríbete a

Comisionista

m. y f. Persona que gestiona operaciones comerciales o actúa en ellas como intermediario a cambio de una comisión.

Es importante que la persona que contrata los servicios de un corredor de bienes raíces, conozca que esta persona debe ser más que un “vendedor” o esa persona que “solo envía mensajes entre comprador y vendedor”.

Un corredor de bienes raíces debe ser más que un “comisionista”, como algunos les llaman. Este debe asesorar correctamente a su cliente comprador o vendedor. Es importante que cuente con conocimiento de temas legales, financieros, fiscales, municipales, etc., y que cumpla con las regulaciones y obligaciones que estipula nuestro país.

¿Cuáles son estas obligaciones?

1. Licencia de corredor de bienes raíces

El artículo 293 del código de Comercio de Guatemala indica:

Autorización. Para poder ejercer como corredor, es indispensable tener autorización legal, la que el interesado deberá obtener de acuerdo con los requisitos que establezca el reglamento respectivo. Solamente los corredores autorizados tendrán derecho de corretaje por sus servicios y gozarán de los demás derechos y ventajas que la ley otorga a los corredores.

Derivado de este artículo, el 1 de octubre del año 2012, se aprobó el Acuerdo Gubernativo 239-2012, que es el Reglamento de Corredores, el cual establece los requisitos que debe cumplir una persona para tener licencia de corredor. El trámite se realiza en el Ministerio de Economía.

2. Inscripción ante la Intendencia de Verificación Especial -IVE-, como Persona Obligada

El 25 de noviembre del año 2013, fue publicado en el Diario de Centro América el Acuerdo Gubernativo No. 443-2013 que contiene la reforma al Acuerdo Gubernativo No. 118-2002, de fecha 17 de abril de 2002, Reglamento de la Ley Contra el Lavado de Dinero u Otros Activos

La reforma del año 2013 se refiere al artículo 5 del reglamento de la Ley Contra el Lavado de Dinero u Otros Activos, el cual detalla a las personas obligadas, y el cual adiciona a los corredores de bienes raíces en el grupo “B”, inciso m:

m) Personas individuales o jurídicas que realicen las actividades siguientes:

i. Actividades de promoción inmobiliaria o compraventa de inmuebles;

Es importante que el corredor de bienes raíces conozca la procedencia de los fondos de una persona que desea comprar un bien inmueble para dar certeza y seguridad a la negociación, es por ello que, al ser el intermediario entre el vendedor y el comprador, el corredor debe realizar la debida diligencia de conocer a su cliente y dar un reporte a la IVE de las negociaciones que atendió.

El estar inscrito como Persona Obligada, hace ver al corredor de bienes raíces como un profesional, ya que indica que ha realizado una correcta investigación de los clientes que atiende.

3. Inscripción ante la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT)

¿Desea factura? Es la típica pregunta que muchas personas hacen a sus clientes para no pagar impuestos. Un corredor de bienes raíces profesional, debe entregar factura por los servicios prestados.

El corredor de bienes raíces aporta positivamente con su trabajo a nuestra economía; el sector inmobiliario sigue siendo hoy por hoy, uno de los sectores más estables y de mayor movimiento, es por ello que la labor de corretaje debe realizarse de forma profesional y el corredor debe entregar factura y pagar los impuestos correspondientes.

Estoy seguro de que todos soñamos que Guatemala sea un país desarrollado, un país de primer mundo, esto puede ser una realidad, si todos cumplimos responsablemente con nuestras obligaciones, el cambio empieza cuando decidimos trabajar con excelencia y hacer un cambio con nuestras acciones positivas.

Manuel Solórzano / Presidente de CBR Guatemala
La Cámara de Corredores de Bienes Raíces de Guatemala (CBR Guatemala) es una entidad privada, gremial, apolítica y no lucrativa. Se fundó para promover la formación y desarrollo profesional de los corredores de bienes raíces. Con más de 30 años de trayectoria, alberga a más de 200 asociados activos, que representan más de 700 corredores de bienes raíces.

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial del medio.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente