Tres efectos de la mezcla natural y cambiante del uso del suelo

A lo largo de la historia a nivel global podemos estudiar la implementación de muchas formas de planificación urbana, uso del suelo y evolución de las ciudades: Comerciales, industriales, turísticas, satélite, dormitorio y ciudades diseñadas para el automóvil o diseñadas para el peatón. La constante que encontraremos al estudiar la historia serán los cambios del uso del suelo.

Algunas ciudades tuvieron la suerte de ser planificadas y muchas ciudades surgieron de manera orgánica hasta llegar a un punto de crecimiento en el que colapsa el funcionamiento de la ciudad de manera evidente por la carencia de planificación y visión a los posibles cambios. Eso conlleva a implementar muchos esfuerzos para rescatar los sistemas que conforman la ciudad.

Todas las ciudades reflejan un cambio constante, impulsado por nuevos motores económicos, crecimiento demográfico, avances tecnológicos y una población de diversas culturas y generaciones.

Con frecuencia, las ciudades no están preparadas para adaptarse a todos los cambios y mientras se planifica una adaptación a los servicios de la ciudad, el mercado cada vez más demandante y diverso se satisface con las soluciones que ofrece la industria inmobiliaria.

Suscríbete a

Uso mixto

Durante la década de los 50 a los 90, muchos factores culturales y económicos impulsaron a desarrollar proyectos inmobiliarios de un solo uso de suelo, lo cual conllevo a ser esta la manera de desarrollo comúnmente aceptada. 

Ya sea que el uso de suelo residencial no se mezclara con lo comercial o con lo corporativo, estas soluciones funcionaron por un periodo de tiempo limitado, porque naturalmente fueron evolucionando a un uso mixto.

Orgánicamente en todas las áreas residenciales fueron surgiendo pequeños sectores comerciales que prestan servicios a las residencias. En las áreas corporativas empezó a surgir la demanda de vivienda debido a que el tiempo conduciendo para llegar a las zonas residenciales llego a ser fastidioso.

Tras esa experiencia ahora se acepta y cada vez más se demanda tener a una corta distancia todos los destinos y mezclar la ubicación de todos los servicios para lograr mayor agilidad en el estilo de vida.

Actualmente, en la Ciudad de Guatemala se incrementó la oferta de edificios de uso mixto, que incorporan en un mismo lote espacios comerciales, corporativos y residenciales. También incrementó la oferta de edificios de oficinas en zonas residenciales y viceversa, cambiando el uso de suelo inicial. 

Aunque esta solución no es nueva, la tecnología, el cambio cultural, el tiempo y costo de movilizarse, han favorecido su aceptación y aumentado su demanda, adaptándose a un nuevo concepto de orden.

Es importante analizar la dinámica de esta mezcla de usos y los efectos que debemos resolver en los edificios de uso mixto para que funcione de manera satisfactoria y lograr una integración completa de esta solución a nuestras ciudades.

1. Abastecimiento y distribución:

Concentrar puntos de demanda conlleva resolver los puntos de almacenamiento y las formas de distribución de los productos de consumo. Típicamente, las ciudades, al densificarse e incrementar su carga vehicular, emplean restricciones de horario para vehículos pesados que comúnmente se utilizan para la distribución de última milla. 

Una alternativa para resolver estas restricciones de circulación, es organizar las entregas a través de centros denominados “hub urbanos”. Permiten realizar un traslado nocturno de mayor volumen de productos a almacenes situados en el centro de las ciudades, evitando restricciones y tráfico para generar un reparto óptimo hasta el domicilio del cliente final o al punto de venta con vehículos livianos.

2. Plusvalía de la inversión:

Los edificios de uso mixto por naturaleza requieren mayores recursos para su correcta operación, sin embargo, algunas veces la administración del edificio se limita a atender aspectos de atención al cliente, limpieza, funcionamiento de los servicios generales y la seguridad. 

Tras los efectos disruptivos en el mercado por la tecnología y a raíz de la pandemia, la operación del edificio requiere atender otras complejidades como flexibilidad de uso del espacio, demandado por la economía colaborativa o “share economy” que obtuvo más fuerza a raíz de la pandemia. 

Esto conlleva a que el servicio, la experiencia, la conservación del espacio común y la flexibilidad del espacio alquilado, son valores demandados que únicamente se pueden prestar si la administración del edificio se adapta, incorporando funciones enfocadas en brindar una experiencia del cliente integral, lo cual se logrará únicamente si se cuenta con la flexibilidad para adaptarse a los cambios del mercado en el tiempo.

3. Manejo de residuos y contaminación: 

Concentrar residentes y usuarios conlleva una generación de residuos de todo tipo que se concentran en un mismo lugar. Esto representa una gran oportunidad para ser tratado de manera adecuada, ya que al ser clasificados y acopiar diferentes tipos de residuos en volumen será posible programar con expertos en el reciclaje de esos residuos un ciclo para recoger los mismos y así tratarlos de la manera más adecuada.

Planificar espacios dentro de los edificios de uso mixto para: La separación y clasificación de residuos, el aprovechamiento de recursos hídricos, conexiones para carga de vehículos eléctricos y el tratamiento de aguas residuales que puedan adaptarse a distintos usos de los espacios dentro del edificio a futuro requieren ser parte de la planificación y hacerlo generará un gran beneficio para nuestras ciudades.

Dentro de estos tres efectos derivados de la mezcla de usos de suelo, la industria inmobiliaria tiene grandes oportunidades para generar soluciones rentables que ayuden a nuestras ciudades a adaptarse de manera ágil al cambio del estilo de vida que es inevitable en ciudades como Guatemala, que actualmente se encuentra en proceso de densificación.

Impulsa es una desarrolladora capaz de capitalizar planeaciones integrales que crean innovación y vanguardismo en la arquitectura guatemalteca.

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial del medio.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente