En el sector inmobiliario, la oferta, la competencia y las exigencias de los clientes continúan creciendo y cambiando. Es importante no ignorar el factor de diferenciación, ya que cada vez es menor el deseo de las personas en involucrarse con una marca. Necesitas enfocar tu estrategia de marketing en la humanización, conectándote con las emociones y necesidades de tus clientes.

¿Por qué humanizar una marca inmobiliaria?

Al mostrar un lado más humano, la marca se vuelve más cercana y accesible para los clientes potenciales, quienes se sienten más cómodos interactuando con ella. Tradicionalmente, la comunicación inmobiliaria es fría, seria y utilitaria. Humanizar implica tomar un acercamiento más amigable, empático e incluso sensible, sin perder la formalidad y estructura de una comunicación comercial.

Un cliente que recuerda una experiencia personal y positiva no solo tiene mayor probabilidad de comprar, sino también de recomendar la marca. Y a medida que incrementan estas interacciones positivas, la marca puede cultivar una reputación sólida que supere a su competencia y le permita preservar su imagen en caso de que existan descontentos.

3 estrategias para humanizar tu marca inmobiliaria

 

  1. Cuenta historias: Las narrativas son una poderosa herramienta para conectar con las personas a nivel emocional. Las marcas inmobiliarias pueden contar historias de sus clientes, de sus propiedades o de su equipo para mostrar cómo la empresa crea y participa en momentos especiales. No hables de tecnicismos: habla de memorias y sentimientos positivos.

 

  1. Construye una relación real: Las personas quieren hacer negocios con otras personas, no con robots. Es importante que trates la relación con un cliente con la misma actitud que llevarías a una nueva amistad. Establece comunicaciones francas y empáticas que centren la conversación en las personas, no en los productos.

 

  1. Usa la tecnología a tu favor: Las personas tenemos diferentes horarios, rutinas y prioridades en el día a día, pero todas llevamos nuestros dispositivos en la mano. Adapta tus comunicaciones al medio más cómodo y accesible para cada cliente, y verás cómo las interacciones se vuelven más prácticas y agradables para todos.

 

En resumen, trata a tu marca como un miembro más de tu equipo. Enséñale a actuar con amabilidad, flexibilidad y gentileza y verás cómo ella comienza a tomar una vida propia. De eso se trata el buen branding: de crear marcas que trascienden lo transaccional para convertirse en vínculos personales.

Suscríbete a

 Antes de que empieces, te dejo unos cuantos consejos más.

Sé real

No te vayas por los clichés. Tu comunicación debe reflejar los valores reales de la empresa y ser coherente con su actitud y enfoque.

consistente

La humanización de la marca debe ser consistente en todos los canales de comunicación, desde el sitio web hasta las redes sociales.

Sé paciente

Humanizar una marca lleva tiempo y esfuerzo. No se trata de un cambio que se pueda hacer de la noche a la mañana.

Como todas las relaciones personales, la humanización es un proceso que requiere tiempo, honestidad y dedicación. Debemos cultivarlo como un vínculo real para los clientes, empleados y representantes de la marca, y poco a poco veremos cómo crecen nuestras ventas al trascender de la transacción a la experiencia interior.

Ana Paula Figueroa / Cofundadora Neuma
Neuma es un estudio de Branding, Estrategia Digital y Customer Experience enfocado en crear conceptos que trascienden en el tiempo. Con una metodología inspirada en su nombre, que significa «espíritu» en griego, el estudio desarrolla experiencias de marca que llevan una estrategia e inteligencia estética detrás. De esta forma, desarrollan relaciones más duraderas y significativas entre sus clientes, las marcas y su audiencia.

 

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial del medio.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente