Oportunidades en el desarrollo de vivienda vertical y su influencia

Los espacios en los que vivimos e interactuamos tienen una alta influencia en nuestra calidad de vida, de manera simple los edificios nos brindan protección, nos proporcionan espacios para habitar, disfrutar y compartir.

En su forma más significativa, son los espacios los que propician el ambiente que nos inspira a avanzar, experimentar nuevas experiencias y lograr cambios transcendentales en nuestra vida.

La tecnología ha cambiado la manera en la que interactuamos, aprendemos, trabajamos, nos trasladamos, socializamos. Como consecuencia, nuestro estilo de vida general se ha visto beneficiado en muchos aspectos.

Los espacios en los que vivimos se han adaptado a un estilo de vida más dinámico y ágil. Esto ha provocado una optimización en las dimensiones de los espacios, porque en general el equipamiento que usamos a diario se ha compactado en dimensiones y un cambio en la preferencia de ubicaciones para vivir.

Suscríbete a

Ha incrementado la cantidad de personas que quieren vivir en sectores transitables

El avance de la tecnología en los últimos 50 años también ha influido de manera significativa el diseño de nuestras ciudades y esto ha generado un gran cambio en nuestra calidad de vida.

Por un lado, hemos logrado llegar más lejos en menos tiempo, tener mejor comunicación, lograr cumplir más actividades en menos tiempo y por el otro lado, nuestra actividad física en muchos casos ha quedado fuera de nuestras prioridades.

Conducir ha reemplazado a caminar y andar en bicicleta. Los ascensores y las escaleras mecánicas han reemplazado a subir escaleras. Y la televisión y los videojuegos han desplazado la recreación al aire libre.

Es importante comprender y estudiar el impacto que tienen los edificios en nuestra vida diaria y el valor que pueden aportar a la sociedad. Los edificios convierten a sus residentes en comunidades urbanas y cambian los entornos de manera inmediata.

Actualmente, tenemos tres oportunidades que podemos incorporar en el desarrollo de vivienda vertical para lograr una influencia positiva en la calidad de vida de muchas personas.

1. Bienestar físico

Que nuestro entorno inmediato facilite la actividad física es uno de los factores más valiosos para mejorar nuestro bienestar. Quienes realizan una actividad física regular experimentan tasas de mortalidad más bajas, mejoran su salud general y emocional.

El primer paso para construir edificios saludables es diseñar un entorno físico que inspiren a vivir un estilo de vida más saludable, a caminar y practicar otras actividades físicas.

Los espacios compartidos en los edificios, los lugares de reunión y recreación al aire libre generan una influencia directa y positiva en la salud de sus residentes.

Diseñar espacios interiores de vivienda con contacto al exterior beneficia de manera significativa la calidad de la iluminación y ventilación de los ambientes, genera una sensación de mayor amplitud e invita a las personas a salir al exterior a convivir y hacer actividades físicas en beneficio de la salud general.

2. Destinos cercanos

Que el entorno de la vivienda tenga los servicios y cercanía con las actividades consideradas principales es otro factor que influye positivamente. Si los destinos están cerca, la gente caminará hacia ellos, dedicarán menos tiempo en tránsito, buscando parqueo y su calidad de vida mejorará.

La ubicación de edificios de vivienda en sectores con diversidad de servicios beneficia considerablemente la calidad de vida.

Esta cualidad se había dejado del lado con el uso del automóvil, sin embargo, en los últimos cinco años ha empezado a resurgir el interés de vivir en entornos dinámicos y diversos con múltiples usos en su entorno directo que brindan acceso a los servicios y actividades más básicas con distancias caminables.

Actualmente, ha incrementado la cantidad de personas que quieren vivir en sectores transitables. Son mejor valorados los sectores que tienen aceras amplias y tienen servicios como restaurantes, centros educativos, tiendas y áreas verdes.

Conforme pase el tiempo y la demanda de estas características aumente, más negocios se estarán mudando a ubicaciones transitables en un esfuerzo por atraer y retener clientes que valoran esos entornos. Y ese efecto generará que los sectores cambien a ser más ricos en múltiples servicios y actividades.

3. Vínculo de comunidades

El cambio de preferencia hacia lugares saludables y comunidades transitables representa una enorme oportunidad para mejorar la calidad de vida.

Ubicar edificios de vivienda en sectores dinámicos y caminables brinda beneficios económicos a quienes residen en dichas comunidades, porque añaden mucho valor a sus propiedades, convirtiendo esos espacios en sitios más demandados y mejor pagados por los beneficios tangibles que ofrecen a una mejora de alto impacto en la calidad de vida.

Una comunidad urbana saludable es aquella en la que las necesidades básicas y los servicios principales son accesibles caminando o en bicicleta. El acceso a espacios para la actividad física, como aceras para caminar e instalaciones para hacer ejercicio cerca del trabajo y la vivienda, se asocia con una mayor actividad física, al igual que la proximidad a parques y áreas de recreación.

Si los destinos están cerca, la gente caminará hacia ellos

Las comunidades prósperas y sostenibles implementan la infraestructura adecuada para admitir todos los modos de transporte y a todos los tipos de usuarios.

Conectan a las personas con servicios y comodidades, esto genera un alto incremento en los niveles de apego al lugar, lo cual conlleva a generar una economía más fuerte que se compromete más con el desarrollo de su entorno y su conservación.

Este compromiso también genera niveles más altos de seguridad, protección, participación comunitaria, salud y bienestar general.

Estas tres oportunidades son de alto beneficio para el desarrollo inmobiliario, ya que generan una influencia positiva en el estilo de vida de los residentes de edificios.

Los sectores que forman las comunidades en donde se sitúan los nuevos desarrollos de vivienda vertical, son aprovechables en la planificación del concepto del desarrollo y sus bondades son transferibles a su entorno general.

 

Impulsa es una desarrolladora capaz de capitalizar planeaciones integrales que crean innovación y vanguardismo en la arquitectura guatemalteca.

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial del medio.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente