El sector industrial: Una historia de resiliencia que incitó la recuperación económica del país

¿Cuál fue el origen?

En marzo de 2020, cuando el presidente Alejandro Giammattei decretó paro nacional y toque de queda, tuvimos que devolver el 90 % de los cheques que teníamos de reserva de apartamentos. 

Nadie quería comprar apartamentos en ese momento con razón justificada: Nadie tenía su trabajo, ni su salud, ni su futuro asegurado. Honestamente, nunca lo tenemos, pero en ese momento todos fuimos conscientes de eso. 

Para ese entonces en la desarrolladora en la que trabajo el portafolio era un 80 % residencial y un 20 % industrial… Es decir, nos habíamos quedado prácticamente sin nada que vender y teníamos a un equipo de 15 vendedores asustados y preocupados en medio de un trabajo que no genera sueldo fijo.

¿Qué opciones teníamos?

Inmediatamente, las empresas de mercadeo digital empezaron a lanzar opciones de venta en línea con “tours virtuales 360 de los apartamentos”, que aunque son un material valioso de apoyo a la venta, nadie firma —por lo menos en mi experiencia— una promesa de compra venta de un inmueble que no conoce.

Suscríbete a

Esto debido a que la decisión de compra no depende solo de la vista, depende de la experiencia en el espacio físico. 

Hacer uso de los sentidos es clave en el negocio. Tocar las puertas y paredes de los apartamentos modelo, escuchar el ruido del exterior al abrir puertas y ventanas, sentir el olor a nuevo y otras experiencias que genera la visita a un showroom son sin duda es un gran influyente en la compra.

¿Qué objetivo nos pusimos? 

Nuestro objetivo fue regresar a la oficina y los showrooms, el día después que se levantó el toque de queda obligatorio. Ubicados en el edificio con más oficinas en Guatemala, los elevadores y pasillos eran solo nuestros. 

Teníamos miedo por nuestra propia salud, pero nuestro objetivo era uno: Lograr que los clientes agendaran una cita, y no la cancelaran después.

Esto fue un retro sobrehumano, en medio de una crisis en la que la gente no salía a visitar ni a sus parientes más queridos. Aunque el desafío era grande, estábamos convencidos de que en todas las crisis a lo largo de la historia, siempre las personas con resiliencia salen beneficiadas.

La búsqueda de un nuevo cliente

En medio del silencio en las calles, se escuchaban furgones que seguían su rutina diaria: Comerciantes con resiliencia, que en medio de la crisis habían encontrado un nicho de oportunidad.  

Empezando por las farmacéuticas quienes tenían más trabajo que nunca, la industria textil que sustituyó su línea de ropa por mascarillas de tela, las empresas de empaque que tuvieron una fuerte demanda por el alza en la venta de comida a domicilio, y las empresas que cambiaron sus locales por páginas de venta en línea (minimarkets, zapatos y ropa).

Por su lado, los productos que no se pueden fabricar a nivel local (como línea blanca, repuestos de vehículos y tecnología) empezaron a necesitar espacio de almacenamiento, para tener stock y evitar la incertidumbre en el alza en los productos importados, así como evitar realizar varios trámites largos y costosos de importaciones al año. 

En todas las crisis, siempre las personas con resiliencia salen beneficiadas

Pero lo más importante para la economía del país, es que al salirse China del panorama por unos años (por lo caro de las importaciones y los contendores): Fabricar local se volvió en un nicho de oportunidad para carpinterías, productoras de concentrado, procesadores de verduras, entre otras.

La gratificación en medio de la crisis

La demanda de bodegas para almacenamiento y producción empezó a llenar nuestro portafolio de nuevos productos para comercializar. Para ese momento habíamos aprovechado la falta de trabajo para conseguir terrenos bien ubicados, y en unos meses ya teníamos proyectos de bodegas en El Naranjo, Amatitlán, Palin, Carretera a El Salvador y Bárcenas.

Guatemala se volvió un proveedor valioso para Centroamérica, y al crecer la demanda, crece la oferta, haciendo que el desarrollo inmobiliario se convirtiera en el tercer motor de la economía del país, con miles de nuevos empleos en estos años, generando ingresos para las municipalidades y plusvalía industrial para varios sectores.

Las bodegas lideraron el mercado de los bienes raíces y lo siguen haciendo, fue así como nos adaptamos inmediatamente y cambiamos nuestro portafolio de venta a un 20 % producto residencial y un 80 % industrial.

El auge de los proyectos residenciales

Increíblemente, es común que los que pertenecemos a la clase media nunca hayamos aprendido a administrar nuestro dinero. Antes de la pandemia, que un cliente pudiera comprar un proyecto residencial sin fraccionamiento del enganche era una misión sumamente complicada.

Sin embargo, durante la pandemia la gente ahorró. Algunos por precaución, otros porque no gastaron en actividades sociales o pospusieron sus viajes o achiquitaron su boda. Esto provocó que los enganches, que solían ser muy difíciles de pagar por falta de ahorros en el pasado, se hicieron posibles. 

De esta manera, los proyectos residenciales empezaron a tener una gran demanda, y a contribuir también al crecimiento del sector construcción. La gente había tenido la oportunidad de alinear sus prioridades, y ver la importancia de invertir.

Nuestro objetivo era uno: Lograr que los clientes agendaran una cita, y no cancelaran

Conclusión

Todos perdimos gente que queríamos en la pandemia. Todo el mundo literal tuvo miedo. Pero los guatemaltecos somos trabajadores, en este país el que no trabaja no obtiene ningún beneficio del gobierno como en otros países de primer mundo.

Una cliente mayor me dijo cuándo la pandemia empezaba: “Yo no tengo miedo, viví el terremoto de 1976. A los 15 días todos estamos de pie trabajando”. Y creo que levantarse después de una caída, no es un mérito personal, es una obligación social que tenemos que hacer por nuestra familia, por nuestros empleados y por nuestro país. Un aplauso al sector comercial por ello.

 

Idea Central comenzó como inmobiliaria desde el año 1999. Luego de unos años se fue diversificando y a partir del año 2004 comenzó a desarrollar proyectos específicos para inversionistas. Actualmente, ha desarrollado más de 20 proyectos.

El contenido en la sección de Opinión es responsabilidad exclusiva del autor y no representa necesariamente la postura o la línea editorial del medio.

Temas relacionados

Suscríbete a nuestro newsletter

Síguenos en nuestras redes sociales

Reciente