Los decoradores navideños extremos que gastan miles de dólares para decorar «cada rincón y grieta» de sus hogares

Jennifer Houghton se aferró a la barandilla de su mansión de Dallas.

Suspendida a unos tres metros suelo, apoyó el pie contra la pared, extendió el brazo y colocó un adorno rosa y blanco de gran tamaño encima de un árbol de Navidad giratorio adornado con flores de Pascua confitadas.

Debajo de ella, un cascanueces de tamaño natural montaba guardia en el vestíbulo de doble altura, que la Sra. Houghton, de 54 años, había reproducido la Tierra de los Dulces, con caramelos de color pastel que cubrían la barandilla y lujosos conos de helado colgando del candelabro.

«Increíble», dijo, satisfecha con el producto terminado.

Suscríbete a

En la cocina, una cinta de bastones de caramelo estaba colocada sobre el mostrador.

El patio delantero se había transformado en una granja de árboles de Navidad con más de 30 árboles, cuya altura oscilaba entre 45,7 centímetros y 2,7 metros.

Para los decoradores extremos como la Sra. Houghton, la Navidad es la época más maravillosa del año, cuando la imaginación se desboca y ninguna cantidad de flores, oropel, cintas o luces centelleantes es demasiado.

Decenas de miles de dólares

Con presupuestos considerables y buen ojo para el lujo, algunos entusiastas del diseño gastan decenas de miles de dólares al año para llenar sus hogares con la alegría navideña.

«Especialmente ahora que volvimos a entretener, la gente está aún más emocionada», dijo Traci Zeller, diseñadora de interiores en Charlotte, Carolina del Norte, quien dice que trabaja con clientes para «ampliar» los esquemas de color existentes para las fiestas.

La decoración navideña no tiene que ser convencional, dijo, pero cuanto más grande, mejor. «Si crees que has terminado, no es así», dijo. «Hay que añadir más.»

Exagerar con las luces navideñas es algo así como una tradición estadounidense en ciertas partes del país, donde lugares como Highland Park en Dallas, Dyker Heights en Nueva York y South 13th Street en Filadelfia son conocidos por exhibiciones festivas exageradas.

En otros lugares, las casas singulares, como la casa de Michele y Dennis Palmeris en Middletown Township, Nueva Jersey, son puntos de referencia locales.

Durante años, dijo Palmeri, la pareja decoró “cada rincón y grieta” de su casa de aproximadamente 1.858 metros cuadrados, que también cubrieron con luces.

«Este lugar es como Luna Park», dijo, refiriéndose a un parque de diversiones ahora cerrado que abrió a principios de 1900 en Coney Island en Nueva York. «Simplemente nos volvemos locos».

Además de un enorme árbol en el vestíbulo, los Palmeri suelen llenar una fuente en el sótano con nieve artificial.

Este año, la Sra. Palmeri dijo que cambiaron un poco la decoración (incluida la fuente) ya que la casa está a la venta y pide US$11 millones por la propiedad.

Temporada de decoración

Para los entusiastas de la Navidad, la temporada de decoración comienza justo después de Halloween, si no antes.

Katherine Brosious, una diseñadora de interiores de Augusta, Georgia, coloca su árbol de Navidad antes de Halloween.

«Los que hacen truco o trato miran detrás de mí y dicen: ‘Señora, ¿eso es un árbol de Navidad?’ Y yo digo: ‘¿Quiere dulces o no?'», dijo.

En Texas, Melissa y David Loder pasan los veranos esbozando ideas y comenzando a construir una decoración navideña mecanizada para su jardín.

La Sra. Loder, psicóloga clínica, dijo que la pareja comenzó a decorar hace unos 15 años cuando se mudaron a una casa de cuatro dormitorios de aproximadamente US$1 millón en Deerfield, una comunidad en Plano, donde los vecinos solían competir por quién tenía la mejor exhibición navideña.

Melissa y David Loder

A lo largo de los años, los Loders construyeron renos voladores, una escuela de duendes y un enorme trineo donde la gente viene a tomar fotografías. «Afuera es para el niño que todos llevamos dentro», dijo.

La Sra. Loder dijo que han gastado alrededor de US$100.000 en decoración navideña a lo largo de los años, incluidos alrededor de US$4.500 al año en almacenamiento para sus artículos más grandes.

Ella dijo que la factura de electricidad de la pareja no es tan alta como mucha gente supone.

Aunque el primer año fue «un poco impactante» cuando la factura subió de US$300 a US$800, rápidamente cambiaron a luces LED, dijo.

Ahora, su factura de electricidad, que ronda los US$200 al mes, sube un 10 % en diciembre debido a unas 4.000 luces y seis pequeños motores que alimentan los elementos mecánicos de su exhibición.

Por ejemplo, tienen una máquina de humo en un tren de vapor tridimensional que se activa cada dos minutos, dijo Loder.

Un asunto de todo el año

En el hogar de Houghton, la decoración navideña es un asunto de todo el año, la Sra. Houghton lo documenta en Instagram y en su blog, Turtle Creek Lane.

La Sra. Houghton dijo que su exhibición navideña comenzó siendo pequeña, hace 37 años, cuando era una recién casada de 18 años.

El primer año, dijo que solo podía permitirse un hilo de luces de colores, pero se enamoró de la sensación cálida y acogedora que emitían.

“Todo lo que hago es tan grande ahora, pero siempre pienso en ese hilo de luces navideñas”, dijo. “Sentí tanta alegría”.

En estos días, la Sra. Houghton intenta recrear el sentimiento con exhibiciones navideñas temáticas en la casa de Highland Park de aproximadamente 929 metros cuadrados que comparte con su esposo, Steve Houghton, un inversionista y empresario.

Construida en 2006, la casa tiene seis habitaciones, dos casas de huéspedes separadas y un garaje de cinco espacios, donde la Sra. Houghton se hizo cargo de un espacio para sus decoraciones.

Ella también hace un buen uso de un depósito de aproximadamente 2.7 metros por 2.7 metros. La casa tiene un valor de mercado de US$11.4 millones, según el Tasador de Impuestos del Condado de Dallas.

Este año, la decoración de la Sra. Houghton se inspiró en las películas navideñas, y tiene renos voladores inspirados en «Elf» en la sala de estar y una cinta de bastones de caramelo de 182 centímetros de largo en la cocina, al estilo de «The Christmas Chronicles».

En el comedor temático «Frosty the Snowman», una alfombra blanca debajo de la mesa del comedor parece nieve.

Y la sala de estar está dedicada a la temática de «Grinch», con un Grinch de tamaño real, un Whoville en miniatura y un árbol de Navidad caído que la Sra. Houghton dijo que «pagó una fortuna» para enviar a Dallas.

La pieza de resistencia es el patio, que tiene una escena de la Natividad y una granja de árboles de Navidad porque, dijo Houghton, «todas las películas de Hallmark tienen una granja de árboles de Navidad».

Grande o pequeña, la decoración navideña es una bendición para los minoristas y decoradores navideños.

Aproximadamente el 75 % de los hogares estadounidenses, o 94 millones de hogares, tenían un árbol de Navidad el año pasado, según la Asociación Estadounidense de Árboles de Navidad.

El mercado de árboles artificiales por sí solo es una industria de US$1.000 millones a US$2.000 millones, y se espera que los estadounidenses gasten un promedio de US$832.84 en regalos navideños, decoraciones y alimentos este año, según la Federación Nacional de Minoristas.

Heather Mattox, diseñadora de interiores en Baker Design Group en Dallas, dijo que la popularidad de los espectáculos de renovación de viviendas aumentó el interés en el diseño de interiores.

“La gente se preocupa más que nunca por el aspecto de sus hogares, y luego se le agrega la capa navideña encima de eso”, dijo.

Baker Design cobra entre US$7.500 y US$50.000 por los servicios de diseño personalizado de Navidad.

También ofrece su paquete de marca registrada «Navidad en una caja», que incluye diferentes opciones para un árbol, guirnaldas, coronas y otras decoraciones, desde alrededor de US$2.100.

Don Chestnut, un decorador con sede en Atlanta, dijo que no hay nada que no pueda hacer si un cliente está dispuesto a pagar.

“Un árbol realmente fabuloso fácilmente podría costar US$100.000”, dijo el Sr. Chestnut, quien una vez ató dos escaleras con bridas para instalar y decorar un árbol de 7.3 metros en la casa de un cliente famoso.

También está decorado con copos de nieve cortados a la medida, adornos de 36 pulgadas y cinta negra de piel sintética. “Cuando la gente viene a mí, saben que eso es lo que obtendrán”, dijo.

Decoración navideña completamente nueva

Katherine Salinas, de 38 años, exconsultora ambiental, se regaló una decoración navideña completamente nueva por alrededor de US5.000 en 2018 después de que ella y su esposo compraron su primera casa juntos, una casa nueva de cinco habitaciones en un suburbio de Charlotte, Carolina del Norte.

«Realmente hicimos todo lo posible por decorar», dijo la Sra. Salinas, quien contrató a la Sra. Zeller y Ashley Smith, una planificadora de eventos local, para llevarlo a cabo. «Fue solo un gran regalo de Navidad para mí», dijo.

Aún así, quería que la decoración fuera una inversión que pudiera reutilizarse.

La Sra. Salinas dijo que decoró con vegetación fresca, incluyendo magnolia y boj, por primera vez a instancias de la Sra. Smith.

Anteriormente, supuso que hacerlo sería un desperdicio, pero al empacarlo con cuidado y almacenarlo en un armario con temperatura controlada, la vegetación ha durado varios años.

«Es mucho más sostenible que el plástico y demás», dijo Salinas.

Crear un ambiente navideño

En Dallas, Lisa Faulkner contrató a Baker Design este año para crear un ambiente navideño en su casa de Highland Park, que ella y su esposo compraron en 2020.

La casa de aproximadamente 585 metros cuadrados tiene un valor aproximado de US$6.5 millones, dijo.

La Sra. Faulkner dijo que la familia suele pasar las vacaciones en Vail, Colorado, donde se puede mirar afuera y ver pinos y nieve.

«No tienes que decorar tanto, la naturaleza lo hizo por ti», dijo. «Aquí, podrían ser 70 grados2.

Para replicar los colores del cielo y la nieve de la montaña, la Sra. Faulkner pagó alrededor de US$30.000 por una casa llena de decoraciones, que incluyeron vegetación y listones en las escaleras, urnas decorativas y un árbol flocado de 2.7 metros con hojas de magnolia, adornos azules y dorados.

«Sí, es un gran gasto, pero valió la pena», dijo la Sra. Faulkner.

Lisa y David Faulkner.

Un árbol «rosa Barbie»

Sarah Tripp, bloguera e influencer de Las Vegas, dijo que la decoración decadente genera alegría en esta época del año.

«Todo parece más mágico con las luces y la decoración navideñas», dijo Tripp, de 31 años, que vive con su esposo, Robbie Tripp, y su hijo, en una casa de aproximadamente 557 metros cuadrados valorada en alrededor de US$1.6 millones.

Este año, la Sra. Tripp tiene un árbol «rosa Barbie» cubierto con peonías falsas, piedras preciosas y perlas.

El año pasado, tenía un árbol con el tema de Las Vegas con flores negras y naipes con incrustaciones de diamantes de imitación.

«Definitivamente es exagerado, pero así soy yo», dijo Tripp, quien dijo que el árbol rosa costó alrededor de US$1.500 porque un diseñador amigo le hizo un gran descuento.

Con el tiempo, dijo que probablemente gastó entre US$8.000 y US$10.000 en decoración navideña. «Soy un gran Sagitario de diciembre al que le encanta hacer todo lo posible».

Sarah Tripp en Las Vegas. Foto: Bethany Paige

Amor por la decoración navideña

Mary Ellen Becker, una persona influyente en el diseño de interiores, dijo que heredó el amor por la decoración navideña y el hospedaje de su abuela, cuyo retrato mira hacia el árbol de Navidad en su casa de aproximadamente 371 metros cuadrados en Fort Worth, Texas, que fue evaluado en US$1.1 millones, según registros públicos.

Cuando ella y su esposo estaban construyendo su casa en 2011, dijo que insistió en tener puertas dobles en la sala de estar que pudieran cerrarse, atarse con una cinta y abrirse ceremoniosamente el día de Navidad.

«Están allí por una mañana al año», dijo.

Jennifer Maxwell-LeBleu, corredora de hipotecas en Luisiana, siempre decoraba a lo grande para Navidad, pero dijo que se lanzó al pasatiempo en 2020 como una forma de aliviar el estrés.

Durante los últimos años, dijo que ella y su esposo, Jason LeBleu, se esforzaron al máximo, cubriendo cada superficie de su casa de 315 metros cuadrados, que se encuentra en aproximadamente 8 acres al noreste de Shreveport y está valorada en alrededor de US$1 millón.

Tienen 11 árboles, cada uno decorado con diferentes colores y temas, incluido uno para sus perros. «No es que les importe, pero tienen medias y adornos con sus nombres», dijo Maxwell-LeBleu.

Un negocio

El año pasado, Maxwell-LeBleu convirtió su pasatiempo en un negocio llamado Mama Noel Designs, que vende artículos decorativos navideños.

Ahora, dijo que su esposo y su suegro están construyendo un taller de 371 metros cuadrados en la propiedad para almacenar los árboles de la familia y otros artículos navideños relacionados con su negocio.

La Sra. Houghton también convirtió su afinidad por la decoración navideña en un negocio.

Actualmente tiene más de 880.000 seguidores en Instagram y Turtle Creek Lane generó ventas minoristas por valor de «varios millones de dólares» con afiliados en noviembre, dijo Steven Houghton Jr., el hijo de Houghton de 32 años, quien renunció a un trabajo en finanzas hace varios años para trabajar con su mamá.

El Sr. Houghton dijo que no fue hasta que se fue de casa para ir a la universidad que se dio cuenta de que su familia celebraba la Navidad un poco diferente a la mayoría.

«Todos pensamos que con lo que crecimos es normal», dijo. «Iba a la casa de mis amigos en la universidad y decía: ‘Ohhh, esto es lo que haces para las fiestas'».

La mitad de los árboles se alinean en un pasillo con el tema de «Frozen» en la casa de los Houghton en Dallas.

La Sra. Houghton dijo que está comprometida a continuar con la tradición para la próxima generación.

Su nieta de 18 meses viene varias veces a la semana y hay un pasillo con el tema de «Frozen» en su honor.

La Sra. Houghton dijo que el diseño fue una ocurrencia tardía que se le ocurrió cuando el vendedor de árboles de Navidad entregó accidentalmente siete medios árboles, diseñados para colocarlos al ras contra una pared.

En lugar de devolverlos, la Sra. Houghton los alineó y agregó calcomanías de Anna y Elsa. “Es mágico para ella”, dijo.

Con licencia de nuestro socio WSJ.
Este artículo lo tradujo del inglés Noris Argotte Soto para República Inmobiliaria.

También puedes leer estos artículos exclusivos de WSJ:

La desaceleración de la vivienda está causando estragos en el mercado de alquiler a corto plazo

La conversión de centros comerciales cerrados sigue siendo una hazaña difícil

Los ‘activist flippers’ que se “adelantan” para mantener las viviendas alejadas de los inversores

Reciente